5 cosas brutales que pasaban en el coliseo romano

Mujeres gladiadoras

No solo numerosas fuentes escritas aploman la idea de la existencia de gladiadoras. La arqueología también nos ofrece testimonios como el relieve hallado en Halicarnaso, actualmente  en el Museo Británico  en el que se pueden ver a dos gladiadoras, de nombre Aquilia y Amazonia, luchando en un combate gladiatorio.

En Roma no solo hubo gladiadores; también había gladiadoras. El emperador Diocleciano era fan de los combates entre mujeres, quienes, a diferencia de los hombres, peleaban sin haber entrenado. Una variante era una especie de «batalla de los sexos»: mujeres de talla normal contra hombres de talla baja.

El sube baja de la muerte

Los romanos diseñaron un subibaja, como los que hay en los parques infantiles, en el que una persona podía levantarse hasta una altura de 5 metros. Los condenados eran colocados en el balancín y luego se soltaban las fieras. El infortunado se impulsaba desesperadamente tan pronto tocaba tierra para no ser devorado. Se apostaba sobre quién viviría más tiempo.

Combates de enanos

Las personas de talla baja eran buscadas en Roma para organizar combates entre pequeños en los coliseos. Igualmente, las personas con capacidades diferentes eran clasificadas según sus carencias corporales para programar peleas parejas.

Matanza de animales

El emperador Probus hizo plantar árboles en el Circo Máximo y lo lleno de animales herbívoros. Cuando el público estaba en las gradas en espera del espectáculo, fue invitado a entrar en el bosque para una jornada de caza. Mil ciervos, mil jabalíes y decenas de otras especies fueron cazados. Los cazadores tenían derecho a llevarse a casa las piezas cobradas. La popularidad de Probus debe haber subido unos 50 puntos.

Batalla naval en el coliseo

Las naumaquias necesitaban un gran despliegue de medios y hombres para poder realizarse, por lo que se hacían en ocasiones especiales, normalmente para celebrar alguna victoria importante. Las representaciones se convertían en auténticas luchas a muerte, en las que se solían escenificar grandes batallas navales históricas. La primera naumaquia conocida la realizó Julio César en el año 46 a. C. para celebrar sus múltiples triunfos.

El Coliseo romano se llenaba de agua para escenificar batallas navales. Los barcos eran tripulados por condenados y los combates eran a muerte. El emperador Claudio estableció el récord con 100 naves y 19 000 soldados en lucha. El espectáculo era tan apetecido, que la gente se pisoteaba hasta la muerte para conseguir un buen lugar.

 

Déjanos un comentario :)