Así es como el orden de tu nacimiento afecta tu personalidad

160 Compartir

Nuestras personalidades se forman, en gran medida, durante nuestros años de infancia y además, el orden de nuestro nacimiento, juega un papel importante en la configuración de nuestros pensamientos. Algunos reciben mucha atención, mientras que otros pueden tener que luchar por ser el centro de atención de vez en cuando, pero el hecho es que es un factor importante que influye en nuestro comportamiento ¿En qué “puesto” naciste?

1.       El hijo mayor:

¿Sabías que cada astronauta que alguna vez ha ido al espacio ha sido el primogénito de su familia? ¿Sabías que más de la mitad de todos los ganadores del Premio Nobel y Presidentes de los EE.UU han sido los hijos mayores? Entonces, ¿Qué hay en ellos que los hace lograr cosas que otros solo pueden soñar?

Los primogénitos generalmente siguen a sus padres ya que son las únicas personas  que pueden admirar. Con los padres entusiasmados con ellos, motivándolos en cada etapa y apoyando por completo todo lo que hace el niño, éste obtiene motivación para obtener éxito. Enaltecer al hijo mayor y la disposición para tener éxito y seguir recibiendo esos elogios es generalmente alta.

También son el tipo de personas que tienden a ser perfeccionistas. Al ser impulsados internamente, están motivados para hacer las cosas de la mejor manera posible y no les gustan los errores. Esperan mucho de ellos mismos y, dado que lideran desde el frente, también esperan los mismos estándares de los demás. Nacidos a la cabeza, nacen para liderar. Cabe resaltar también que, de acuerdo a algunos estudios, los hijos mayores usualmente tienen el coeficiente más alto entre sus hermanos.

Entre algunos de los hijos mayores famosos tenemos al ex presidente Barack Obama, JK Rowling, Winston Churchill y el exitoso empresario Richard Branson.

 

2.       El segundo hijo (Hijo del medio):

Usualmente toman la iniciativa del hijo mayor y responden al comportamiento del mismo. Por lo tanto, si el hermano mayor es tranquilo y sereno, es probable que el niño del medio sea un tanto rebelde para atraer la atención de los padres. Usualmente buscan actitudes opuestas a las del niño mayor.

Al estar en la sombra del niño mayor, también desarrollan un agudo sentido de la diplomacia. Debido a que entienden cómo actuar en respuesta alguna otra acción, pueden ser buenos negociadores. Y dado a que no se adaptan perfectamente a ninguna etiqueta, sus personalidades podrían variar de una a otra.

El resultado de todos los factores anteriores es que desarrollan un alto grado de independencia. Se comprenden muy bien y son conscientes de cuáles son sus puntos fuertes y débiles. Saben cómo usarlos bien, convirtiéndolos en una de las personas más prácticas con las que te puedas encontrar.

Algunos de los más famosos incluyen a la Princesa Diana, Bill Gates, Martin Luther King y la cantante Madonna.

 

3.       El hijo menor:

La llegada de un tercer hijo generalmente pone a los padres en un modo de “Ya estuve en esa situación e hice tal cosa…” esto debido a que han cuidado previamente a otros dos hijos y ya no están nerviosos sobre cómo manejar a un niño o hacerse cargo de sus responsabilidades. Los padres, por lo tanto, usualmente no suelen esforzarse con los más jóvenes y como consecuencia, el niño recibe más libertad que los dos primeros.

Los padres generalmente dejan que las cosas se deslicen cuando se trata del último hijo. Ellos se encuentran a menudo en una posición única en la que no comprenden sus roles exactos. Esto no es malo ya que les abre muchas puertas.

Como los niños menores no tienen que asumir muchas responsabilidades, tienen la libertad de ser creativos. Pueden probar cosas nuevas, pueden explorar nuevas avenidas e ingresar a campos como las artes, el diseño, etc. Ya que realmente no sienten que tengan algo que demostrarle a nadie. Permite que su creatividad brille y que realmente pueda pensar de forma original.

Algunos de los hijos últimos famosos son Jim Carrey, Eddie Murphy y Cameron Diaz.

 

4.       El hijo único:

Estos niños son tratados de la misma manera que los primogénitos. El resultado es que comparten rasgos similares a los que muestran los primogénitos. Ellos también están motivados e inspirados para tener éxito y aman los elogios.

Una preocupación que enfrentan es que pasan la mayor parte de su tiempo con adultos, en ausencia de otros hermanos. Esto los hace sentir muy responsables a una edad muy temprana o pueden rechazar por completo el comportamiento de adultos ya que eso es todo lo que el niño ha visto.

Cumplen con casi todas las expectativas de sus padres y dado que no hay hermanos que las compartan. El único hijo generalmente trabaja más duro que los demás para ser fiel a lo que se espera de ellos. Reciben amor incondicional y la voluntad de hacer eso recíproco los convierte en extremadamente dedicados, motivados y ambiciosos.

Algunos de los hijos únicos famosos son Natalie Portman, Al Pacino y Daniel Radcliffe.

160 Compartir

Déjanos un comentario :)