Brasil 1963, el insólito encuentro con una especie alienígena cíclope

Revisando los cientos de testimonios acerca de encuentros extraterrestres, no queda claro que en la mayoría de incidentes no suele reportarse a la típica especie “gris” de cabeza prominente y enormes ojos almendrados. En realidad, hay aparentemente muchas especies reportadas diferentes y entre estos reportes salta a la luz un informe sobre el encuentro con seres con un solo ojo, o como nosotros le diríamos, una especie cíclope.

Este incidente tuvo lugar en Brasil el año 1963, en el barrio de la Sagrada Familia en la ciudad de Belo Horizonte. Una tarde de agosto después de la cena, tres muchachos (dos de ellos hermanos) salieron al patio trasero para lavar algunas cosas en un pozo con agua. El lugar parecía inusualmente iluminado, pero los tres jóvenes no le tomaron demasiado interés ya que asumieron que la iluminación era “obra” de la Luna llena, sin embargo muy pronto descubrirían la verdadera fuente de aquella luz, y el primero en notarlo sería uno de los muchachos de nombre Ronaldo.

Dos de los testigos vieron un objeto esférico, de unos 4 metros de diámetro, el cual se movilizaba sobre un árbol de aguacate a una distancia menor a los 10 metros de donde estaban de pie. Esta esfera era transparente y tenía dos antenas en la parte superior. Al ser transparente, se podía observar dentro de la nave a cuatro seres sentados en asientos de una sola pata, uno de los tripulantes parecía ser de sexo femenino de cabello rubio y largo recogido en una cola de caballo. Los seres a bordo parecían estar vistiendo un traje ajustado similar al que usan los buzos, además de botas oscuras, una especie de caja de cobre en la espalda y un casco transparente que cubría toda la cabeza. Uno de los supuestos alienígenas estaba sentado frente a lo que parecía un panel de control con un monitor.

Pasado un tiempo corto, dos haces de luz salieron desde la parte inferior de la nave hasta el suelo, uno de los seres se puso de pie y segundos después apareció flotando entre los dos haces de luz. Descendió, tocó el suelo y caminó hacia los niños. Los dos hermanos quienes estaban presenciando todo el evento, se quedaron paralizados y sin palabras, mientras que su amigo José simplemente no había visto nada, ya que estaba absorto en recoger agua del pozo.

El humanoide que ahora podía mostraba su auténtica apariencia, la de un cíclope, caminó hacia José y extendió los brazos. Fernando (el otro hermano) empujó a José al piso para evitar que el alienígena se aproxime más de lo debido. Por su parte, el alienígena hizo algunos gestos con sus brazos y pronunció palabras en un idioma desconocido. Después de ello, los jóvenes comenzaron a sentir calma. El cíclope ahora estaba más cerca y lograr notar aún más detalles, se paró a unos dos metros de distancia, tenía un ojo negro sin la parte blanca del ojo, era audaz y tenía una piel rojiza similar a un indio americano.          

La cabeza estaba cubierta por un casco transparente similar a una pecera con una antena en la parte superior. Sobre el ojo lograron ver algo en movimiento que parecía una especie de ceja. El ser se sentó en la acera del pozo, mirando hacia la nave esférica y a su tripulación. Fernando, al pensar que el alienígena no estaba viéndolos, tomó un ladrillo del piso con la intención de atacarlo. La criatura sintió el peligro y lanzó un rayo proveniente de su pecho hacia la mano del osado joven y le hizo soltar el ladrillo. El ente miró nuevamente hacia su tripulación haciendo extraños gestos y conversando en un extraño lenguaje, finalmente dio un giro y caminó hacia la nave. Los dos rayos del fondo de la nave aparecieron nuevamente y el “cíclope” logró ingresar nuevamente a la nave.

Un segundo más tarde, la nave produjo un destello de luz y se disparó en un silencio y velocidad total.

Este es uno de esos encuentros alienígenas increíbles y que sin embargo no muchos conocen.

Déjanos un comentario :)