Cada persona que conocemos en la vida es nuestro espejo. Esto es lo que nos enseñan

156 Compartir

Muchos creen que algo que debemos recordar es que cada persona que se cruza en nuestro camino es nuestro espejo. Todos ellos reflejan algún rasgo esencial de nuestra existencia. Estas personas son un reflejo; nuestros mejores maestros y la forma en la que los tratamos es el retrato de la relación que tenemos con nosotros mismos.

Cada persona en nuestra vida es un maestro potencial. Estas son algunas de las lecciones que puedes aprender de las emociones negativas que otras personas provocan en ti.

–          IRA: Necesito ver al mundo desde un panorama general.

–          TRISTEZA: Necesito aprender a aceptar la vida y reconectarme con mi centro.

–          MIEDO: Tengo que aceptar que no puedo controlar todo.

–          ODIO: Necesito darme amor y perdón para poder dárselo a los demás.

–          VERGÜENZA: Necesito explorar mi lado oscuro y lo que he suprimido.

–          CULPA: Tengo que asumir la responsabilidad.

–          CELOS: Necesito respetar la situación en la que estoy.

–          CULPABILIDAD: Necesito introspección y ver dónde y por qué perdí el contacto con la        verdad.

–          IRRITABILIDAD: Necesito respetar las necesidades de otras personas mientras respeto las mías.

Al final del día, el crecimiento y desarrollo espiritual de nuestra alma depende de cómo percibimos y reaccionamos a las personas en nuestras vidas. Una vez que hayas aprendido que eres un estudiante de la vida, dejarás de ser la víctima de las circunstancias.

156 Compartir

Déjanos un comentario :)