Casos aterradores de personas enterradas vivas

Imagínate por un momento sumergirte en un sueño profundo y al despertarte darte cuenta de que estás reposando dentro de un ataúd a unos seis pies bajo el suelo en una completa oscuridad silenciosa, con dificultades para respirar por la falta de aire sin que nadie pueda oír tus fuertes gritos. El llamado “entierro prematuro”, también conocido como ser enterrado vivo, es una de las situaciones más espantosas que le podría pasar a un ser humano ¿Qué harías tú si vivieras una experiencia similar? Estos son tres espantosos casos de personas que increíblemente fueron enterradas vivas.

Angelo Hays- Francia (1937): Conocido por la ciudad por su resaltante amor a las motocicletas, Angelo Hays se encontraba paseando un día cuando de repente su vehículo golpeó la acera y fue lanzado a una gran distancia, golpeándose la cabeza contra una pared de ladrillos. Esto ocurrió cuando él tenía 19 años y, después del accidente, fue declarado muerto a causa de un traumatismo encéfalo craneano.

Su rostro estaba tan desfigurado que el permiso para que sus padres lo vean fue denegado. El médico lo declaró legalmente muerto porque no podía encontrar pulso, por lo tanto, tuvo que ser enterrado lo más antes posible. Debido a una póliza de seguro que el padre de Angelo había adquirido para su hijo, la misma compañía, fue envuelta por ciertas dudas sobre la muerte y pidió la exhumación del cuerpo, al llevar a cabo la petición y desenredar la ropa de entierro, se dieron cuenta de que el cuerpo de Angelo todavía estaba caliente y se sentía un débil latido cardíaco. Después de recibir la ayuda médica necesaria, Angelo se convirtió en toda una “celebridad” en su natal Francia por haber sido enterrado vivo y rescatado aún con vida.

Virginia MacDonald- New york City (1851): Después de una prolongada enfermedad, Virginia MacDonald, quien vivía con su padre, finalmente sucumbió ante la enfermedad y falleció. Fue enterrada en el cementerio de Greenwood en Brooklyn. Sin embargo su madre insistía constantemente en que Virginia no estaba muerta, no importaba cuantos familiares trataban de consolarla y tratar de que acepte que su hija estaba muerta, ella insistía en la idea de una hija aún con vida.

Tanto era su desesperación que finalmente la familia accedió a exhumar el cuerpo para comprobar lo aparentemente obvio: La muerte de la joven. Cuando el cuerpo fue exhumado vieron atónitos que el cuerpo de Virginia estaba de costado sus manos habían sido mordidas en un signo de total desesperación entre otras señales de que la mujer ciertamente había sido enterrada viva, una situación que llevó a su madre al borde de la locura.

Mary Norah Best- Calcutta (Siglo 17): Con tan sólo 17 años, Mary Norah Best, quién había sido adoptada por la señora Moore Chew, sucumbió ante un brote del temible cólera. Debido al intenso calor de la región y la rápida propagación de la enfermedad, su familia decidió enterrarla rápidamente. Firmaron el certificado de defunción y colocaron su cuerpo dentro de un antiguo cementerio Francés.

Mary estaba en una caja de pino con la tapa del ataúd clavada. Siempre se formulaban preguntas sobre las circunstancias de su muerte, sin embargo Mary Norah ya estaba aparentemente descansando en paz. Unos años más tarde, se le retiró el seguro a la cripta familiar para depositar el cuerpo de otros familiares ya fallecidos. Al ingresar a la cripta se dieron con la sorpresa de que la tapa del ataúd de Mary estaba abierta, además de observarse señales de que había tratado de salir. Media parte de su esqueleto estaba fuera del ataúd en un obvio intento de escapar desesperadamente.

Déjanos un comentario :)