Códigos escondidos en pinturas famosas

Algunas de las mejores obras de arte conocidas en el mundo, son mucho más de lo que parecen ser a simple vista. A través de análisis y estudios llevados a cabo por algunas de las mentes más grandes, se descubrió que dentro de toda la pintura y el lienzo se esconden misteriosos secretos.

1.       Mona Lisa (Leonardo da Vinci): Famosa por su elusiva sonrisa y unos ojos que parecen seguirte a todo lado, La mundialmente famosa pintura “La Mona Lisa” intriga hasta la actualidad a los historiadores, un grupo de ellos en Italia descubrieron que cuando los ojos de la Mona Lisa son vistos en tamaño grande, se pueden observar diminutos números y letras. Una distintiva L y V se encuentran en su ojo derecho, letras que muchos asumen representan la palabra Leonardo da Vinci, así como símbolos indistinguibles en su ojo izquierdo. En el puente en el fondo, el número 72 aparece junto con el número 149 en la parte posterior de la pintura, pero ¿Son todos estos números una simple coincidencia? ¿Los historiadores están buscando algo que simplemente no está ahí? Pues, muchos expertos insisten en que las letras y números son el código de un rompecabezas para un auténtico Código da Vinci, si esto es cierto o no, lo único que sabemos es que hasta el día de hoy, nadie ni siquiera se ha aproximado a resolver el aparente código.

 

2.       La Creación de Adán (Miguel Angel Buonarroti): Una de las imágenes más emblemáticas de todos los tiempos, La Creación de Adán fue pintada por Miguel Ángel en el año 1512 como parte de un trabajo encargado en la Capilla Sixtina. Buonarroti, además de ser reconocido como uno de los más grandes pintores y escultores del Renacimiento, también fue un entusiasta estudiante de anatomía. Si analizas la pintura que mencionamos notarás que la capa detrás de Dios tiene claramente el esquema de un cerebro, hasta la pituitaria, y no sólo eso, Miguel Ángel logró incorporar muchos componentes complejos del cerebro. Científicos americanos han confirmado que la Creación de Adán, así como otros trabajos realizados por el pintor en la Capilla Sixtina, cuentan con verdaderos esbozos anatómicos. Era bien sabido que el genio del Renacimiento sentía resentimiento hacia la iglesia por su alejamiento de la ciencia. Quizás esto fue como una venganza.

3.       Un Accidente (L.S. Lowry): Fue pintado en el año 1926 por el artista británico L.S Lowry como parte de su famoso estilo “Matchstick Men” (Representación de paisajes urbanos poblados con figuras humanas). Lowry fue conocido por pintar escenas de la Inglaterra Industrial que contaban el sufrimiento humano de todos los días de manera sutil. Si nos fijamos en la esquina derecha de la pintura, veremos una pequeña multitud reunida cerca al lago de la ciudad, esto representaba el suicidio real de una joven mujer de la localidad justo antes de que Lowry pintara la escena, sin embargo lo más inquietante es ver cómo este suicidio forma parte de un simple incidente como fondo, indicando que la muerte de alguien no era considerado importante. Te darás cuenta de que algunos habitantes parecen estar interesados en la escena, mientras otros simplemente siguen adelante con sus vidas. El mensaje oculto es que nuestro dolor no importa en lo absoluto y que estamos inevitablemente solos.

4.       La Última Cena (Leonardo da Vinci): Pintado en Milán, Italia a finales del año 1490. La controversia rodea a este famoso cuadro, sobre todo después de haber sido muy destacado en la novela de ficción histórica del autor Dan Brown, El Código da Vinci. Sin embargo, Brown no es el único que ha lanzado teorías acerca de los mensajes que se esconderían más allá de las pinceladas de esta famosa pintura. El músico italiano Giovanni Maria Pala descubrió que cuando una escala musical se coloca encima de la mesa, y las manos y los panes se toman como notas, se forma una composición musical cuando se lee de izquierda a derecha, al igual que el estilo de escritura de Da Vinci, sale a la luz una melodía de 40 segundos aproximadamente. Si bien esto puede parecer inverosímil, incluso eruditos incrédulos apoyan esta teoría debido al hecho  de que la composición cuenta con una armonía perfecta.

Déjanos un comentario :)