Elige una forma cristalina y revela el karma no resuelto de tu vida pasada

¿Alguna vez has sentido que hay ciertos problemas en tu vida que no puedes resolver sin importar cuanto lo intentes? Tales cuestiones son tan repetitivas que quizás algunas veces te preguntaste ¿Por qué a mí?

Probablemente la respuesta se basa en un karma no resuelto en tu pasado que tu alma ha elegido sanar en esta vida. Por lo tanto, enfrentamos dificultades en estas áreas de nuestras vidas.

Algunos temas comunes son autoestima, relaciones saludables, salud, problemas financieros, entre otros. Si podemos descubrir cuál es nuestro tema kármico, podemos entender la razón detrás de los desafíos que enfrentamos y también tener la oportunidad de resolverlos.

Estos temas kármicos podrían ser identificados tomando esta simple prueba. Elige la forma cristalina que más te llame la atención (debe ser una elección natural, no lo pienses demasiado) el que elijas ayudará a identificar el karma no resuelto de tu vida pasada.

–          SI ELEGISTE LA PRIMERA FORMA TU KARMA ES: Dejar de lado las relaciones tóxicas y seguir adelante.

En tu vida pasada, probablemente estabas solo, ignorado y abandonado por las personas que amas.

Entonces, en esta vida, deseas ver lo mejor en todos sin importar cuán abusivos sean. Tratas de aferrarte a ellos independientemente del daño que te estén causando. Pero esas relaciones no funcionan. Al final, te dejan solo y herido.

Es importante que entiendas que no puedes tomar el control de la actitud de los demás y que ese tipo de personas están ahí para herirte sin importar cuánto los ames. Debes confiar en tu intuición y aceptar las señales de advertencia. Puedes estar experimentando esto con tu familia, amigos, parejas románticas o incluso compañeros de trabajo.

 

–          SI ELEGISTE LA SEGUNDA FORMA TU KARMA ES: Dudar y arruinar tus metas.

En tu vida pasada probablemente tomaste algunas decisiones equivocadas que causaron un daño mayor, tanto a ti como a los que te rodean en aspectos financieros, físicos en incluso mentales. Por lo tanto, sufres de confianza en ti mismo en esta vida. Todos cometemos errores, no hay nada de malo en eso, lo importante es que nos demos cuenta de cómo lidiamos con nuestros errores.

Tómate tu tiempo para pensar en todas las cosas positivas que hiciste. Mantente organizado y siempre trata de evolucionar espiritualmente.

No vayas pidiendo sugerencias a demasiadas personas, como dice el refrán “Muchos cocineros estropean el caldo” ¡Sé tu propio chef!

 

–          SI ELEGISTE LA TERCERA FORMA TU KARMA ES: Dificultad para confiar en los demás.

En tu vida pasada, fuiste traicionado por personas en las que confiabas. Esta puñalada por la espalda te ha llevado a desarrollar problemas de confianza con las personas en esta vida.

Probablemente has encontrado personas que necesitaban que confiaras en ellos. Ten paciencia, conoce a la personas por un período de tiempo, obsérvalos bien. Al principio es posible que no entiendas, pero pronto obtendrás las señales. Usa tu instinto y luego toma la decisión de donde posicionarlos en tu vida.

Déjanos un comentario :)