Este coloso del siglo XVI, guardaba algunos misterios en su interior

Al norte de Florencia descansa un tesoro gigante del Renacimiento Conocido como el Coloso de los Apeninos. La escultura gigantesca de 35 pies de altura se encuentra en Villa Demidoff y fue construida por el escultor italiano del siglo XVI, Giambologna. Se realizó como un símbolo de los famosos Apeninos italiano.

Esta montañosa estatua esconde en su interior un secreto maravilloso. Una gran cantidad de salas con diferentes funciones en su interior hicieron que el coloso volviera a la vida. El monstruo arrojaba agua desde una corriente subterránea y es un rumor el hecho de que en su cabeza se construyó un espacio para situar una fogata de forma que pudiera emitir humo por la nariz.

Este modelo revela las habitaciones dentro del coloso:

Solía ​​tener otras estatuas de bronce vecinas, muchas de las cuales fueron perdidas o robadas. La estructura masiva de ladrillo y piedra ha permanecido durante siglos en el mismo lugar, resistido y desgastado, pero aún magnífico. El parque en el que se encuentra el coloso, una vez construido como propiedad para la amante de un duque italiano, es el escenario perfecto para el gentil gigante. El coloso sugiere un vínculo entre el hombre y la naturaleza misma.

Déjanos un comentario :)