Estos científicos quieren liberal todo el potencial escondido del cerebro humano

Una muy pequeña parte de la población mundial desarrolla capacidades fascinantes, son capaces de imaginar figuras matemáticas avanzadas en su mente, tener una memoria perfecta o plasmar todo un paisaje urbano sin necesidad de verlo, se dice que este tipo de personas poseen el Síndrome de Savant o el Síndrome del Sabio, pero como mencionamos anteriormente, son increíblemente extraños. Sólo nos queda preguntar ¿Poseemos todos estas espectaculares habilidades dentro de nuestro cerebro?

En el año 2002, Jason Padgett, de 31 años de edad, fue asaltado fuera de un local de karaoke. Dos hombres lo derribaron y le dieron fuertes patadas en la parte posterior de la cabeza en repetidas ocasiones dejándolo inconsciente. Padgett llegó al hospital pero fue dado de alta esa misma noche. Había sufrido una grave contusión cerebral pero no lo notó, hasta la mañana siguiente cuando observó algo bastante peculiar. Al entrar al baño y abrir el grifo vio como unas líneas perpendiculares emanaban del flujo de agua, era algo que él no podía creer.

“Al principio me sorprendí y me preocupé, pero lo que veía era tan hermoso que sólo me quedé de pie, mirando, era como ver una película en cámara lenta” indicó Padgett, quién pronto se daría cuenta de que podía observar formas geométricas y hermosos patrones fractales en todos los objetos, es decir, podía entender la naturaleza matemática de todo lo que le rodeaba, todo esto claro, después del ataque que sufrió aquella noche, ya que, según lo indicado, antes no pasaba de los conceptos básicos de álgebra. Ahora su percepción había cambiado completamente, se había convertido en un Savant, y pertenecía al grupo conformado por aproximadamente 70 personas en todo el mundo que poseen el síndrome. Así es, extremadamente raro.

Debido a ello, los científicos comenzaron a preguntarse si podían inducir las condiciones en el cerebro para adquirir las habilidades de un Savant. El neurocientífico Allan Snyder, de la Universidad de Sydney, Australia, está tratando de hacer exactamente eso, con un dispositivo que él llama “El gorro para pensar” o “Thinking cap”, una correa de caucho con dos conductores que se fijan alrededor de la cabeza y proporciona bajos niveles de electricidad para incapacitar una cierta parte del cerebro. Las pruebas en distintos individuos ha demostrado que en cierta parte induce habilidades que poseen los Savant, como una mejor memoria, atención al detalle, más creatividad, mejores habilidades de corrección y una mejor resolución de problemas, claro está que estas capacidades no son permanentes y se desvanecen una hora después de que se retire el gorro.

Estamos ingresando a la edad de oro de la neurociencia, según el biólogo Nicholas Spitzer de la Universidad de California, San Diego. Se están llevando a cabo en todo el mundo distintas iniciativas para desenterrar los secretos del cerebro humano y explorar su verdadero potencial. También podrán conectar implantes para que nuestros cerebros puedan conectarse a computadoras y Wi- Fi, algo que de lograrse, nos brindará la capacidad de controlar dispositivos sólo con nuestras mentes. También se podría identificar y estimular las capacidades innatas y así, despertar al sabio latente que guardamos en el interior.

Por supuesto lo primero que se tiene que averiguar es si todo el mundo tiene la capacidad de convertirse en sabio. Y si es así, cuáles son los pasos requeridos o bases neurológicas para alcanzarlas.

Déjanos un comentario :)