Estudios revelan que tenemos la capacidad de influir telepáticamente el sueño de otros

¿Te imaginas ser capaz influir o enviar imágenes a una persona que duerme mediante telepatía? Esta forma de fenómenos parapsicológicos ha sido documentada a lo largo de los años. Las teorías detrás de este fenómeno comenzaron a solidificarse con el movimiento psicoanalítico.

Grandes pensadores como Freud, Tesla y Jung estaban muy interesados y creían en las habilidades no físicas de las personas “El día en que la ciencia comience a estudiar los fenómenos no físicos, progresará más en una década que en todos los siglos previos a su existencia” Nikola Tesla.

Una vez que la tecnología se adaptó a la idea del potencial humano, se empezaron a probar diversas teorías. La más notable, el Dr. Montag Ullman, experimentó a mediados de los años 60 para probar las ideas de que las personas podían enviar material seleccionado al azar y específico. Realizado en el Centro Médico Maimonides en Brooklyn, Nueva York, los sujetos de prueba intentaron enviar imágenes de fotografías y pinturas. Los experimentos duraron más de 10 años y arrojaron resultados estadísticamente significativos.

Los experimentos se escalonaron, por lo que hubo un “emisor” y un “receptor”, es decir, alguien que trate de enviar imágenes de manera telepática y alguien que los reciba de la misma manera. Antes, tanto el emisor como el receptor se encontrarían brevemente, luego serían separados y enviados a habitaciones bastante alejadas entre sí.

Entonces, una vez en sus respectivos lugares, el emisor tendría una imagen elegida al azar esperándolo en su habitación, cabe resaltar que ambos no tenían conocimiento previo de lo que enviarían, debido a ello, se centrarían se centrarían en la fotografía e intentarían mandarla telepáticamente al receptor, el mismo que estaba siempre dentro de un radio de cien millas. Después de quedarse dormidos, el personal los despertaría intencionalmente poco después de que entraran al estado REM y completarían un informe de lo que experimentaron, el mismo que se entregaría a una parte separada del equipo.

Los resultados fueron increíbles. Los sujetos en muchas oportunidades reportaron una interpretación de la información enviada que era identificable. Por ejemplo, una imagen enviada fue una pintura de un salón de baile, y el receptor informó que soñaba con una habitación llena de chicas, una de ellas intentó bailar con él en diversas oportunidades.

Y ese fue solo uno de los tantos resultados que dejaron con la boca abierta a los miembros del equipo de investigación, pero ¿Qué exactamente ocasiona esto? No estamos seguros de si cada persona está haciendo uso de la misma habilidad para enviar información y es que una persona podría estar usando telepatía mientras que otra una inusual forma de desplazamiento universal.

Lo cierto es que este tipo de temas nos ayuda a descubrir el potencial que podríamos llegar a alcanzar con paciencia y claro, la infaltable dosis de habilidad innata.

Déjanos un comentario :)