Su invento fue censurado y la muerte del creador misteriosa, el motor de agua

El 20 de marzo de 1998 Stanley Allen Meyer, su hermano y dos inversores belgas andaban celebrando un increíble logro en el Grove City Cracker Barrel y era lograr que un auto funcione totalmente con agua. Meyer, dijo que mientras los físicos indicaban que era imposible convertir el agua en combustible de hidrógeno con suficiente eficacia para conducir su buggy.

Se dice que este vehículo podría recorrer a través de los Estados Unidos con sólo 22 litros de agua. El agua podría ser cualquier tipo de agua también; que no tenía que ser purificada ni nada. Meyer hizo hincapié en que el agua podría ser del grifo, purificada, o incluso agua salada e igual podría ser utilizado como el combustible para el motor.

En medio de la celebración Meyer tomó un sorbo de jugo de arándano, de pronto se agarró el cuello, salió corriendo por la puerta, se puso de rodillas y vomitó violentamente.

“Salí corriendo y le pregunto: ‘¿Qué pasa?’” Su hermano, Stephen Meyer, recordó. “Me dijo: “Me envenenaron. Esa fue su declaración antes de morir”.

Así fue la muerte tan extraña de Stanley Meyer a la edad de 57 años, habiendo concluido su trabajo que de probarse realmente que funcionaba como él indicaba, podría haber terminado nuestra dependencia de los combustibles fósiles. Todas las personas de su entorno indican que su majestuoso trabajo llamó la atención en todo el mundo, y empezó a recibir misteriosos visitantes desde el extranjero, sospechaban de espionaje gubernamental y también hubieron ofertas bastante lucrativas.

La muerte del inventor fue investigada durante tres meses.

Si Stephen Meyer se sorprendió con la muerte de su hermano gemelo, fue igualmente sorprendido por la respuesta de los belgas al día siguiente y es que él les contó que su hermano había muerto y ellos no dijeron absolutamente nada, ni siquiera le dieron las condolencias, ni preguntaron por el motivo, ni nada. “Yo nunca, nunca confié en esos dos hombres” fue lo que dijo al respecto.

Su enfoque en el agua como combustible comenzó en serio en 1975, un año después del final del embargo petrolero árabe, que había provocado la subida de los precios de los combustibles. “Se convirtió en imprescindible que pudiera crear una fuente alternativa de combustible y hacerlo muy rápidamente”, dice Meyer.

La causa final de la muerte fue catalogado como un aneurisma cerebral, pero que hay con lo que dijo antes de morir? definitivamente habían muchos motivos para acabar con Meyer. Al final su auto terminó recibiendo un pequeño segmento en una estación de noticias locales. Sin embargo, había habido un gran interés de las grandes compañías de inversión, las grandes compañías petroleras, e incluso el gobierno de Estados Unidos. La mayoría estaban buscando comprar su invención; Sin embargo, Meyer las rechazó.

Nada de esto transcendió, no se habló, ni en los medios locales, nunca más se trato sobre el auto que funcionaba con agua. Los medios de comunicación se quedaron callados. Ahora seguimos utilizando este combustible que llena los bolsillos de los más poderosos y contaminando nuestro planeta.

Déjanos un comentario :)