La escalofriante lluvia de sangre

Este bizarro evento llenó de espanto a los desafortunados testigos, residentes de Aix, Francia, quienes se horrorizaron al ver manchas que parecían grandes gotas de sangre cayendo en su aldea y en pequeñas ciudades y otras poblaciones pequeñas durante varios kilómetros alrededor, manchando todos los muros del lugar, edificios, e incluso las paredes de un cementerio cerca de la ciudad. Muchos pensaron que esta lluvia de sangre era obra de hechiceros o del mismo demonio.

El evento sucedió un julio del año 1608, la solución al misterio fue sugerida por un hombre de nombre Nicolas- Claude Fabri de Peiresc (1508-1637), un conocido intelectual francés de la época. Se dice que De Peiresc hizo un descubrimiento casual en el momento adecuado; después de haber recogido una crisálida en una caja, poco antes de que se reportara la “lluvia de sangre”.

Una mancha roja apareció en la caja que había utilizado y para el hombre, era un complemento de los puntos que se esparcían por el campo; y la aparición de estas manchas coincidía con la eclosión de las mariposas en la misma área, algo que confirmaba según De Peiresc, confirmaba su idea.

Siguiendo esta idea, examinó dónde se encontraron las manchas. No estaban en el medio de las ciudades, ni en los tejados; ni se encontraron en las superficies que se daban la cara al cielo. El mayor número de manchas estaban en cavidades que eran perfectas para las mariposas, y en una altura en las paredes no mayor a la altura en la que volaban las mariposas. Es decir, el intelectual indicaba que estas manchas habían sido ocasionadas debido a la eclosión de las mariposas.

Por supuesto muchos consideran esta explicación como algo totalmente absurdo, para otros la historia es simplemente una farsa inventada por De Peiresc, pero de haber ocurrido realmente es sin duda un fenómeno escalofriante que se ha venido reportando desde tiempos antiguos y cuya explicación o explicaciones han tratado de ser brindadas por diversos científicos.

Déjanos un comentario :)