La increíble historia de un niño de 3 años que recordó su vida pasada y logró identificar a su asesino y la ubicación de su cuerpo sin vida

Los recuerdos de una vida pasada pueden desfilar por la mente de algunas personas llenándolos de confusión e incluso miedo. Algo así ocurrió con un niño de tan solo 3 años de edad en la región de los Altos del Golán, cerca de la frontera de Siria e Israel, quién dijo que había sido asesinado con un hacha en su vida anterior, muchos lo habrían tomado como una simple broma “creativa” proveniente de un niño, pero es aquí donde el hecho se pone extraño.

Luego de decir algo que asustó a muchos, el pequeño procedió a guiar a los ancianos de la aldea hacia el lugar donde aparentemente el asesino enterró su cuerpo, y para la sorpresa de las personas, efectivamente hallaron el esqueleto de un varón en el lugar. También les mostró dónde se encontraba el arma homicida, y al cavar, vieron un hacha allí.

En su libro “Niños que han vivido antes: La reencarnación de hoy”, el terapeuta alemán Trutz Hardo cuenta la historia del niño, junto con otras sorprendentes historias reales de menores de edad que parecen recordar sus vidas pasadas con exactitud verificada. La historia del pequeño fue presenciada por el Dr. Eli Lasch, quien es más conocido por desarrollar el sistema médico en Gaza como parte de una operación del gobierno israelí en la década de 1960. El Dr. Lasch quién falleció en el año 2009, le contó estos asombrosos eventos a Hardo.

El niño era del grupo étnico druso, y en su cultura la existencia de la reencarnación se acepta como un hecho. Pero incluso en una cultura donde se aceptaba la reencarnación, la historia del niño, no obstante, tuvo el poder de sorprender a la comunidad. Esto se debe a que su historia contenía información que no había forma de saber pero que luego se verificó como cierta.

Este niño nació con una marca de nacimiento grande y roja en la cabeza. Algo que muchos esperarían encontrar en alguien que haya sufrido una herida mortal en dicho lugar del cuerpo en su vida anterior. Los drusos creen que las marcas de nacimiento están relacionadas con traumas de vidas pasadas, marca que poseía el niño. Cuando tuvo la suficiente edad para hablar, le dijo a su familia que había sido asesinado por un golpe en la cabeza con un hacha.

Es habitual que los ancianos del lugar lleven a un niño de 3 años al hogar de su vida anterior, si lo recuerda claro. Y eso mismo ocurrió con el pequeño, al llegar al pueblo, pudo recordar todos los detalles y el nombre de la persona que existió en la vida pasada.

Uno de los lugareños indicó que el nombre brindado por el menor había desaparecido hace unos 4 años. Sus amigos y familiares pensaron que el muchacho pudo haberse extraviado en un territorio hostil cercano, como a veces sucedía.

Y aquí es donde se pone incluso más intrigante, ¡El niño también recordó el nombre completo de su asesino y se vieron cara a cara! El rostro del supuesto criminal, de acuerdo a lo reportado, se puso pálida pero nerviosamente negó haber cometido el delito. Luego el niño dijo que podía llevar a los ancianos a donde estaba enterrado el cuerpo. En ese mismo lugar, encontraron el esqueleto de un hombre con una herida en la cabeza, la misma parte donde el pequeño tenía su marca de nacimiento. Cerca también se halló el hacha que se usó como arma homicida.

Más tarde, el asesino admitió el crimen después de ser enfrentado a las evidencias. El Dr. Lasch, el único no druso, estuvo presente durante todo el proceso y atestiguó la historia como auténtica.

¿Qué opinas? ¿Crees en la reencarnación?

Déjanos un comentario :)