¿Por qué las personas con inteligencia superior parecen carecer de habilidades sociales? Estas son algunas razones

Es muy probable que cuando hayas visto ciertas películas o leído libros con personajes misteriosos, a menudo los “héroes” o figuras principales resultan ser los típicos “nerds”, o son extraños con personalidades peculiares en comparación al resto de personajes. Probablemente tú mismo te identificaste con alguno de ellos y si bien es cierto, todos tenemos un cierto tipo de “rareza” en nosotros, las personas con inteligencia muy alta pueden tener sus propias razones (válidas) para atravesar dificultades en las interacciones sociales ¿Te identificas tú con estos motivos?

1.       Son más ansiosos: Una inteligencia superior se asocia con mayores niveles de ansiedad, característica que hace que uno actúe incluso de manera irracional e inestable, algo que muchos no creerían pertenecen a características de genios, pero es más común de lo que otros pueden pensar, pero ¿A qué se debe esto? Debido a que son más conscientes de lo que sucede en el mundo, tienden a preocuparse más, por lo tanto, en lugar de estar ocupados interactuando con otros, están más ocupados calculando y analizando situaciones en sus mentes.

2.       Se aburren con charlas pequeñas: ¿Hola, cómo estás?…¿Qué haces?…forman parte de esas charlas cortas de la que todos en algún momento, hemos sido víctimas, sin embargo, aunque a la mayoría le da igual este tipo de plática, las personas altamente inteligentes no encuentran ningún estímulo en este tipo de interacciones, simplemente no le encuentran ningún uso y cuando están atrapados en uno, les costará un gran esfuerzo para reunir el entusiasmo para participar en esas conversaciones que consideran mundanas. A menudo eligen permanecer callados cuando sienten que no tienen nada que aportar o sólo no están interesados en el tema que se está discutiendo.

3.       Tienden a analizar las situaciones de manera excesiva: Una característica dominante de este tipo de personas es pensar mucho antes de hablar, y sí, es mucho más de lo que puede analizar el promedio, como resultado, pasan mucho tiempo preocupándose por las cosas que van a decir, algo que de paso, incrementa su ansiedad.

4.       Se exaltan sobre los temas que les interesa: Cuando un tema realmente les llama la atención, tienden a ser exagerados y dejar salir todo el conocimiento que poseen al respecto. Tienen una gran cantidad de información almacenada en sus mentes esperando por un oído dispuesto a escuchar, así que cuando encuentran a alguien que comparte sus intereses esta información comienza a fluir, sin duda tienden a ser imparables, algo que puede hacerlos ver ante la mirada de los demás como un individuo agresivo y trastornado.

 

5.       Parecen estar más atraídos hacia el conflicto: En nuestro entorno, hay algunas personas que quieren mostrar conocimientos sobre cosas de las que saben poco ¿Su propósito? Simplemente oírse hablar, algo que las personas muy inteligentes encuentran particularmente desagradable, por lo tanto no permitirán que información errónea traspase, así que hablarán lo que saben y corregirán, y como sabemos muchas personas que son corregidas suelen irritarse y un podría ocurrir un debate acalorado.

6.       Se les hace difícil conectarse con los demás: Sabemos que las personas altamente inteligentes son maestros en la percepción de los detalles y a menudo tratan de ver el lado lógico de todo, sin embargo, los individuos promedio usualmente son lo contrario, tienen problemas y se quejan de cosas que personas con coeficiente muy alto encuentran como irrelevantes o de fácil solución, diciéndoles a los demás la dura verdad acerca de lo que hicieron mal, o cómo pueden encontrar una solución práctica, pero las gente normal puede tomar esto como falta de empatía y compasión.

Las personas con inteligencia superior necesitan a alguien con quien puedan navegar de un tema a otro sin tener miedo de ir demasiado profundo ¿Qué tan identificado te sentiste?

Déjanos un comentario :)