Los malévolos experimentos en gemelos que hacía el ángel de la mu3rt3

290 Compartir

Los gemelos se consideran vitales especialmente para el estudio de la genética conductual, enfermedades hereditarias, etc. Sin embargo, a pesar de todo lo bueno que han hecho la mayoría de estos estudios, hay otros que se esconden en las sombras de la historia, y uno de los más misteriosos y crueles fueron los llevados a cabo por un médico N4Z1 que operaba en el corazón del régimen.

Heinrich Himmler mandó a construir el famoso campo de concentración, Auschwitz, el 27 de abril de 1940, el cual además se expandiría rápidamente en tres campos principales y 45 subcampos para cuando terminó la guerra, este lugar fue el último destino de numerosos judíos, discapacitados mentales, opositores políticos, prisioneros de guerra, etc.

Entre los muchos horrores de Auschwitz se encuentran los numerosos experimentos médicos llevados a cabo, especialmente por los doctores N4ZiS Carl Clauberg y Josef Mengele. Los experimentos abarcaron una variedad de áreas, como la forma de clonar al “ario perfecto”. Ciertamente, una de las líneas de experimentación más infames fue llevada a cabo en gemelos por Mengele. De hecho este doctor tenía una retorcida fascinación hacia ellos, además creía que eran la clave para salvar a la raza aria si las mujeres pudieran de alguna manera estar seguras de dar a luz a gemelos de ojos azules y cabello rubio.

Mengele solía observar las líneas de prisioneros que pasaban interminablemente y sus ojos se iluminaban cada vez que veía gemelos a los cuales apartaba inmediatamente de la multitud, “salvándolos” de trabajos forzados o ejecución y condenándolos a un destino quizás peor.

Los gemelos que podían tener tan solo 5 o 6 años de edad o, a veces, incluso menos, eran trasladados a un campamento separado que estaba conformado solo por gemelos, un lugar que al menos al principio, no parecía tan malo. Las condiciones allí eran mejores que en el resto del campamento, comían razonablemente bien con raciones extra y se sabía que incluso Mengele llegaba a sus cuarteles con juguetes, chocolates y dulces ganándose así su confianza hasta el punto donde se dice lo llamaban “Tío Mengele”.

Sin embargo, esto no era más que una fachada para ocultar la trágica verdad y los niños desconocían completamente los horrores que tendrían que atravesar. Los gemelos eran llevados abruptamente cuando era el momento de un experimento, aunque no luchaban contra ello ya que no sospechaban que algo andaba mal y no tenían motivos para temer a su “Tío Mengele”, pero una vez lejos de los cuarteles, eran sometidos a una amplia gama de retorcidos experimentos. Por ejemplo, algunos gemelos eran separados y se torturaba a uno de ellos para medir algún tipo de respuesta en su hermano, ya que se sospechaba que podían compartir algún tipo de relación o enlace psíquico.

También se realizaron transfusiones de sangre completas entre los gemelos, inyecciones directamente en los ojos en un esfuerzo por cambiar el color, cirugías sin anestesia que incluyeron la extirpación de órganos, biopsias, castraciones y amputaciones. En algunos casos, Mengele hizo coser a los gemelos para crear siameses, algo que a menudo terminaba con la muerte de ambos niños.

Cuando unos gemelos morían, eran disecados para llevar a cabo otros análisis. Incluso si ambos pequeños sobrevivían de algún modo a los experimentos, se los mataba de manera rutinaria para que se les practique la autopsia respectiva. Para cuando se liberó el campo de concentración de Auchswitz, se estima que Mengele experimentó entre 900 y 1500 pares de gemelos, y si bien la mayoría falleció, hay un reducido número de sobrevivientes gracias a quienes, se conoce información sobre las horribles acciones que hacía el doctor ya que la documentación oficial sobre el programa de gemelos fue destruida junto con todo lo demás para evitar que caiga en manos enemigas.

Una de estas sobrevivientes fue Vera Kriegel quién compartió uno de sus recuerdos más vívidos cuando fue llevada al laboratorio de Mengele “Estaba mirando una pared llena de ojos humanos. Una pared de ojos azules, marrones y verdes. Estos ojos lucían como una colección de mariposas y de repente caí al suelo”.

Otra de las sobrevivientes más conocidas era Eva Mozes Kor, quien fue llevada a Auschwitz con su hermana Miriam Mozes, las dos de 10 años en aquel momento y estuvo en dicho lugar desde 1944 hasta 1945. Toda su familia, padres, abuelos, hermanas mayores, tíos, tías y primos fueron asesinados en el campo de exterminio y ellas fueron seleccionadas para la experimentación en gemelos:

“Cuando se abrieron las puertas de los vagones, escuché a los soldados gritar “¡Schnell!”, ordenando a todos que salgan, mi madre nos agarró a Miriam y a mí de la mano. Todo se movía muy rápido, y cuando miré a mi alrededor, noté que mi padre y mis dos hermanas mayores habían desaparecido. Mientras agarraba la mano de mi madre, un soldado a apresuró a gritar ¡Gemelos! Y se detuvo a mirarnos, asintió con la mirada y dijo “Sí, son gemelos”. Miriam y yo fuimos separadas de mi mamá sin ninguna advertencia o explicación”.

La mujer además recordó a un grupo de gemelos que fueron cosidos por la espalda y sus órganos y vasos sanguíneos conectados, después de lo cual se les podía escuchar gritando de angustia sin parar hasta que sus gritos fueron silenciados por la eventual gangrena y muerte tres días después. Kor recuerda haber sido llevada a experimentos 6 días a la semana:

“En días alternos, nos llevarían a otro laboratorio donde sacaban mucha sangre de mi brazo izquierdo y me inyectaban diversas sustancias desconocidas en mi brazo derecho. Luego de una de esas inyecciones me puse muy enferma, con fiebre muy alta. También tuve una gran hinchazón en mis brazos y piernas, así como manchas rojas en todo mi cuerpo. Me aplicaron cinco inyecciones. Esa noche desarrollé una fiebre extremadamente alta. Estaba temblando, mis brazos y mis piernas estaban hinchados. Mengele, el Dr. Konig y otros tres médicos llegaron a la mañana siguiente. Me midieron la temperatura y Mengele dijo “Lástima, es muy joven. Solo tiene dos semanas de vida”.

Increíblemente, tanto Eva como Miriam sobrevivieron a la prueba, y estuvieron entre los únicos gemelos que quedaron con vida cuando el ejército soviético los liberó.

En este punto del artículo, quizás te estés preguntando qué ocurrió con Mengele y eso es otro misterio. Cuando los soviéticos liberaron el campo de Auschwitz, Mengele huyó hacia el oeste aunque pronto fue capturado por soldados estadounidenses. Desafortunadamente, dado que no tenía un tatuaje que lo marcara como SS y su rostro no fue reconocido, nadie sabía que era N4Z1 y fue liberado a pesar de ser un fugitivo de guerra muy buscado.

Eventualmente huiría de Europa y se dirigiría a Argentina en el año 1949, enfrentando con éxito todos los esfuerzos para rastrearlo y detenerlo. Muy poco se sabe sobre lo que Mengele hizo durante sus décadas de exilio, y esta época de su vida es principalmente un gran vacío histórico aunque surgieron diversas especulaciones y teorías sobre el tema.

Curiosamente, ha habido teorías conspirativas de que Mengele nunca abandonó su obsesionada experimentación con mellizos, incluso después de huir a Sudamérica, como cuenta el historiador Jorge Camarasa en su libro “Mengele: El ángel de la muerte”. De acuerdo al historiador, Mengele realizó numerosas visitas a la ciudad de Candido Godoi en Brasil, durante la década de 1960 haciéndose pasar por un veterinario y luego un médico que ofrecía diversos servicios de atención a las mujeres del lugar.

Poco después de estas visitas, la ciudad comenzó a experimentar un aumento en los partos de gemelos, muy por encima de la tasa normal y muchos de ellos con cabello rubio y ojos azules. Un trabajo que aparentemente habría sido llevado a cabo por Mengele.

¿Continuó realmente Mengele su investigación en América del Sur, encontrando finalmente lo que estaba buscando? Nadie lo sabe realmente ¿Tú qué opinas?

290 Compartir

Déjanos un comentario :)