Los misteriosos encuentros encubiertos con ángeles en el espacio

110 Compartir

El espacio a menudo se promociona como la última frontera, el desierto final que aún nos falta entender, y de muchas maneras, esto es muy cierto. Solo en el siglo pasado hemos empezado a comprender algunos de sus secretos en un grado apreciable, y ciertamente hay maravillas más allá de nuestra imaginación que aún debemos contemplar.

Sin embargo, algunos misterios que se han encontrado en la fría oscuridad del espacio van mucho más allá de la comprensión convencional, para lanzarse al mundo de lo paranormal y al universo de lo verdaderamente extraño. Ciertamente, entre estos misterios hallamos un curioso encuentro cercano entre algunas de las primeras personas  en el espacio, y bueno, algo más.

En abril de 1982, la Unión Soviética lanzó su ambiciosa estación espacial Salyut 7 como parte del Programa Salyut Soviético, el cual comenzó en 1971 y tenía el objetivo de finalmente enviar un total de 4 estaciones espaciales de investigación científica tripuladas y dos espacios de reconocimiento militar tripulado.

En julio de 1984, el Salyut 7 estaba en el día número 155 de su misión, con las cosas marchando de forma rutinaria hasta que hubo una repentina transmisión por parte de los cosmonautas, Comandante Oleg Atkov, Vladimir Solovyov y Leonid Kizim, donde afirmaron que la estación espacial de repente se vio rodeada por una opresiva y cegadora luz anaranjada.

Los tres tripulantes a bordo del Salyut 7 miraron por los portales para determinar qué causaba ese inexplicable resplandor. En este punto, serían testigos probablemente de lo último que esperaban ver allí afuera.

Allí, flotando en el espacio frente a la estación, se encontraban lo que la tripulación describiría como 7 enormes seres humanoides alados , con rostros amables y sonrientes, y al parecer aquella intensa luz emanaba de los cuerpos de dichas entidades.

También se dice que despedían una gran sensación de calma y los cosmonautas inexplicablemente no sintieron miedo alguno durante el encuentro, simplemente admiración. Según los testigos, las colosales apariciones, que describieron como “ángeles” coincidían con la velocidad de la estación espacial, permaneciendo en la misma durante unos 10 minutos antes de desvanecerse.

Desconcertados por lo que acababan de ver, los tres cosmonautas tuvieron una acalorada discusión sobre qué eran los seres y qué explicación racional podían brindar, pero no pudieron encontrar nada. Al final, aunque todos habían visto exactamente lo mismo, lo atribuyeron al estrés y los rigores de estar en el espacio durante tanto tiempo, resignándose a la explicación de que sus mentes simplemente les habían estado jugando trucos.

Es posible que hayan continuado convencidos de que esto era una especie de alucinación masiva y un ataque de locura temporal, pero no sería su último encuentro con aquellos seres de otro mundo. El día 167 de la misión, el Salyut ganó otros tres cosmonautas, Svetlana Savitskaya, Igor Volk y Vladirmir Dzhanibekov.

No mucho después de que estos nuevos tripulantes abordaran, la estación se bañó una vez más en esa poderosa y deslumbrante luz, y esta vez los seis miembros de la tripulación miraron por los portales nuevamente a los masivos seres angelicales navegando a través de la negrura del espacio exterior, con sus rostros sonrientes y benévolos. Teniendo en cuenta que esta vez todos habían vuelto a ver lo mismo, parecía que tal vez sucedía algo más allá de simples alucinaciones.

Cuando la misión Salyut concluyó y los cosmonautas regresaron a la Tierra, sus extrañas experiencias fueron al parecer, encubiertas “bajo la alfombra” por el gobierno soviético, y los testigos indicaron en términos inequívocos que nunca debían hablar de lo que habían visto. Curiosamente, las intensas rondas de pruebas físicas y psicológicas realizadas en el equipo de la estación espacial no mostraron nada fuera de lo común, estaban perfectamente sanos de cuerpo y mente.

Increíblemente, ha habido otros relatos de apariciones similares en el espacio, con casos incluso antes de los avistamientos del Salyut 7. Supuestamente el primer ser humano en ir al espacio, el cosmonauta Yuri Gagarin, tuvo su propio encuentro con las criaturas en abril de 1961. En dos puntos durante su vuelo espacial a bordo del Vostok-1, Gagarin inexplicablemente perdió contacto y cuando se le preguntó al respecto, mencionó que no estaba seguro de lo que había ocurrido y que probablemente había perdido el conocimiento brevemente.

Durante la regresión hipnótica, Gagarin afirmó que podía recordar haber visto una enorme y misteriosa figura flotando frente a él y que había escuchado una voz en su cabeza que decía “No te preocupes, todo estará bien, volverás a la Tierra” para después desaparecer delante de sus ojos.

Más recientemente, en el año 2008, un ex miembro de la Flota del Transbordador Espacial, llamado Clark C. McClelland, indicó que años atrás había observado a un ser similar mientras observaba algunos monitores de una misión del transbordador espacial en el Centro de Control de Lanzamiento (CCL). Afirmando que en uno de los monitores no solo observó una enorme entidad en la bahía de carga del transbordador espacial, sino que además estaba interactuando con los astronautas. Indicó lo que vio así: “La entidad estaba de pie en el transbordador espacial Payload Bay teniendo una discusión con dos astronautas estadounidenses de la NASA. También observé en mis monitores, la nave espacial de la entidad, ya que estaba en una órbita estabilizada y segura en la parte trasera de las cápsulas del motor. Aprecié el incidente durante aproximadamente 1 minuto y 7 segundos”

McClelland afirmó que otros también habían visto el incidente y que les habían dicho que guardaran silencio sobre los hechos. Afirma además que el gobierno tiene tratos regulares con estas criaturas y que todo se mantiene en secreto.

Entonces ¿Qué son estos seres? Una explicación brindada es que se trata de un fenómeno natural extraño e inexplicable y simplemente lo identificaron de manera errónea, pero incluso si esto fuera cierto ¿Por qué todos brindan exactamente la misma descripción, entidades “angelicales” aladas con rostros sonrientes?

Otras explicaciones más oscuras indican que estos son auténticas criaturas no terrestres y que organismos como la NASA, gobiernos mundiales, hasta los Illuminati e incluso el propio Vaticano, saben la verdad sobre la existencia de estos “ángeles del espacio” y que todo está oculto al público.

Ciertamente es un misterio más de entre los cientos que oímos ¿Cuándo llegaremos a saber la verdad? Es algo que no se sabe en absoluto, pero al menos podemos sacar nuestras propias conclusiones ¿Tú qué opinas?

110 Compartir

Déjanos un comentario :)