Los muñecos poseídos más escalofriantes

Los muñecos tienen el potencial de convertirse en el primer mejor amigo de un niño, pero ¿Podría el simple juguete que abrazas por las noches, convertirse en tu peor pesadilla? Conozcamos algunos de los casos reales más aterradores de muñecos manipulados por seres sobrenaturales.

1.       Mandy: Imagínate que estás a punto de dormir, jalas las frazadas para abrigarte y lograr conciliar el tan anhelado descanso, cuando de repente escuchas el llanto de un bebé proveniente de tu sótano. Esto fue lo que sucedió para la dueña de “Mandy” una muñeca que se dice tendría más de 100 años de antigüedad y que estaba guardada en el sótano, el lugar donde usualmente se mantienen las cosas viejas. La propietaria de Mandy fue a investigar la fuente del llanto de bebé, encontrando únicamente una ventana abierta por donde ingresaba el aire. La mujer no pudo encontrar una explicación al ruido que había escuchado, hasta que eventualmente, al donar a Mandy a un Museo aquellos escalofriantes llantos se desvanecieron. Pero esto no quedaría ahí, los empleados del Museo pronto comenzarían a darse cuenta de ciertos cambios misteriosos que ocurrían en el lugar, por ejemplo algunas cosas simplemente desaparecían como los almuerzos de los trabajadores guardados en refrigeradoras y luego encontradas en cajones, otros notaban que faltaban objetos de oficina así como fotografías entre otros artículos personales. Un número de visitantes comentaban sobre el terrorífico rostro agrietado de la muñeca, mientras otros notarían como los ojos de Mandy parecían seguirte mientras caminabas. Eventualmente, Mandy fue trasladada a un área de muñecas, pero esto no duraría por mucho tiempo, ya que al ser dejada con otra muñeca, ésta aparecía dañada. Mandy es la principal atracción del Museo y cientos de personas van a visitarla cada año, aunque muchos ya han tenido la experiencia de querer tomarse una fotografía con ella y de repente darse cuenta de que la cámara está malograda.

2.        Robert: Robert Eugene Otto conocido también como Jean, fue el niño especial que recibió un regalo especial. De acuerdo a las leyendas contadas, el Voodoo ocupaba un lugar en la vida del joven Jean, y a principios de 1900, el pequeño recibió un muñeco por parte de un sirviente, quién, por alguna razón detestaba a la familia de Jean, el juguete era similar en tamaño al niño e incluso el rostro era algo parecido, por su parte Jean simplemente quedó encantado con el regalo. La familia, desconociendo la oscuridad que estaba ligada al muñeco no le prestaron mucha atención al principio. Escuchar a un niño hablarle a su muñeco preferido no es extraño, sin embargo, escuchar que el muñeco responde puede ser mucho más inquietante, esto era lo que ocurrían con Jean, primero sus padres pensaban que su hijo hablaba con dos tonos distintos imitando al muñeco, pero pronto se dieron cuenta de que el juguete ciertamente era el que respondía. Ellos no fueron la única familia que sentía un ambiente extraño alrededor del nuevo amigo del niño, cuando todos salían, los vecinos usualmente miraban que el muñeco Robert se movía de ventana a ventana observando de vez en cuando hacia el exterior, y mientras el tiempo transcurría, las acciones de Robert se hacían aún más notorias. Además de que algunos miembros de la familia podían observar aterrados como Robert pasaba corriendo por los pasillos hacia distintas habitaciones, se dice que solía hacer todo tipo de desorden o romper objetos, Jean ocasionalmente gritaría a media noche y cuando sus padres iban a ver qué ocurría, verían el cuarto absolutamente desordenado, Jean inmediatamente señalaba a su compañero de habitación Robert culpándolo de lo ocurrido. Con el paso de los años, Jean se convirtió en un reconocido artista y a pesar de todo, siempre mantenía a Robert a su lado hasta que falleció en el año 1974. Robert por su parte, se encargó de asustar a todo aquel que ingresaba a la casa cuando estaba en venta, incluyendo a un fontanero que realizaba algunos trabajos de reparación en el baño, cuando de repente escuchó una escalofriante sonrisita, al voltear vio como Robert el muñeco podía moverse por sí solo, el hombre abandonó inmediatamente el lugar y no quiso volver a ingresar más. Robert fue donado a un museo en el año 1994, ahora pasa la mayor parte de su tiempo expuesto en Key West Florida donde los visitantes usualmente indican ver la expresión del muñeco cambiar, además de no poder tomar fotografías o hablar por celular cerca de él sin antes pedir permiso al mismo Robert.

3.       Annabelle: Si quieres comprar alguna antigüedad realmente debes tener mucho cuidado. En el año 1970, una madre fue a una tienda de antigüedades a buscar el regalo perfecto para su hija Donna (sin duda la mejor madre del mundo), encontrándose con una de las populares muñecas Raggedy Ann. Donna estaba a punto de graduarse de la escuela de enfermería y se emocionó al recibir su regalo. La jovencita llevó  la muñeca a su departamento, lugar que ocupaba con otra estudiante de la misma facultad de nombre Angie. Donna usualmente colocaba a la muñeca en su cama, donde permanecía inmóvil por mucho tiempo. Con el paso del tiempo, comenzaría a encontrar que la muñeca había cambiado de posición, estas situaciones eran sutiles al principio y pensaba que alguien más la habría movido, pero luego, estos “cambios” comenzaron a ser mucho más notorios incluso encontrándola en una habitación distinta. Donna y Angie retornarían a su departamento para encontrar a Annabelle de pie apoyándose en una silla, algo totalmente extraño, ya que el relleno de sus piernas no podía permitirle permanecer parada, las muchachas algo asustadas por lo que habían visto, confiaron lo que ocurría a su amigo Lou, un jovencito que sintió que la muñeca era malvada con el primer vistazo que le dio, a pesar de ello, Donna y Angie ante un despliegue de buenas ideas, decidieron quedarse con Annabelle ya que no creían que algo siniestro podía ocurrir proveniente de una simple muñequita, pero estaban completamente equivocadas. La muñeca seguía trasladándose por sí misma pero ahora unas pequeñas notitas comenzaban a aparecer en todo el departamento con la escritura de un niño y de color rojo indicando “Ayúdennos” o “Ayuden a Lou”, a estas alturas las amigas comenzaron a pensar que algún conocido pudo sacar las copias de la llave y estaba jugándoles bromas muy pesadas, para comprobarlo, decidieron colocar distintas trampas en todo el lugar, sin embargo, Annabelle seguía moviéndose y las trampas nunca fueron tocadas, esta vez descubrieron aterradas que la muñeca parecía estar sangrando, situación que las obligó a llamar a una médium. La mujer les indicó que había logrado comunicarse con el espíritu de una niña de nombre Annabelle Higgins, quién había fallecido hace mucho tiempo en el área de su departamento y simplemente movía a la muñeca para llamar la atención de las jóvenes porque quería ser amada. En otro despliegue de buenas ideas, Donna y Angie, al escuchar la historia decidieron aceptar a la dulce fantasmita que aparentemente sólo deseada ser apreciada. Lou trató de convencerlas de que se deshagan de la muñeca, pero ella se negaron indicando que hacer una acción así sería como “abandonar a un niño”. Annabelle por su parte no se quedaría tranquila con las recomendaciones  que les hacía el joven, cuando un día Lou despertó de una pesadilla en su propia casa y vio que la muñeca estaba sobre él tratando de estrangularlo, Lou simplemente era incapaz de moverse hasta que se desmayó y se despertó al día siguiente convencido de que lo ocurrido no había sido un sueño. A pesar de lo vivido, Lou en una muestra de “valentía”, no se amilanó, pero fue atacado una vez más, esta vez en el departamento de las jovencitas, Angie estaba en el lugar y pudo presenciar la aterradora situación, tres marcas de garras estaban impregnadas en el pecho de Lou, sangrando y emanando una considerable cantidad de calor. Ahora los tres estaban convencidos de que ciertamente Annabelle no era la inocente niña que decía ser, y fue cuando decidieron contactar con los legendarios demonólogos Ed y Lorraine Warren quienes se sorprendieron al escuchar que las jóvenes habían creído lo dicho por la médium. Ellos llegaron a la conclusión de que la muñeca en sí no estaba encantada pero era un conducto entre la Tierra y el infierno, después de que se llevó a cabo un exorcismo, Ed y Lorraine no estaban completamente convencidos de que el demonio que estaba manipulando a Annabelle ya no estaba, y tenían razón, así que decidieron llevar al aterrador objeto a su casa. Incluso mientras manejaban rumbo a su hogar tuvieron que ir con mucho cuidado, ya que la muñeca parecía provocar fallas en el auto en los momentos más peligrosos. Annabelle, quien se dice es incluso culpable de una muerte, está actualmente encerrada en el Museo de lo Oculto de los Warren.

La próxima vez que quieras comprar un muñeco, ten mucho cuidado donde lo adquieras, al final éste podría terminar siendo tu peor pesadilla.

Déjanos un comentario :)

error: