Los niños más perversos y terroríficos de la historia

A menudo solemos reservar lo que consideramos actos malignos para personas adultas, sin embargo, algunos de los crímenes más espantosos que se hayan cometido no fueron hechos necesariamente por adultos, sino por niños, y es definitivamente un tema del que no se habla mucho.

1.       Graham Young: Graham Frederick Young, con tan solo 15 años, fue apodado como el “envenenador en serie” en Inglaterra. Nació en Neasden al Noroeste de Londres, el 7 de septiembre del año 1947. Su obsesión con los venenos empezó mucho antes de ser capturado, testeando una serie de pociones letales en familia y amigos, dando como resultado un grave y violento estado de salud en su papá, hermana y un buen número de compañeros de clase, al colocar venenos en sus alimentos y bebidas. Su primer asesinato fue el 26 de abril del año 1962, cuando su madrastra murió después de tomar un poco de té, el cual contenía químicos mortales, obra de Young. La tía del jovencito sospechó de él rápidamente siendo arrestado y llevado al hospital Broadmoor, sin embargo, después de permanecer en el lugar por menos de 9 años, fue liberado en febrero de 1971 comenzando a partir de ese momento su matanza, envenenando alrededor de 70 personas y llegando a matar a 2 de ellas. Young nuevamente fue arrestado el 21 de noviembre de 1971 y eventualmente falleció de un paro cardíaco siendo aún prisionero, el 1 de agosto de 1990.

2.       Edmund Kemper: Quizás un nombre muy conocido por todo aquel que suele sumergirse en el mundo de los asesinos en serie. Con tan sólo 15 años de edad, Kemper fue arrestado por disparar a su abuela y luego a su abuelo con rifle calibre 22, matándolos el 27 de agosto del año 1964. Cuando le preguntaron el motivo de los asesinatos, él simplemente contestó “Sólo quería saber cómo se sentía matar a la abuela”, agregó que sólo mató a su abuelo, porque sabía que iba a molestarse por la muerte de su esposa, el muchacho sólo quería “evitar meterse en problemas”. Kemper fue diagnosticado con esquizofrenia y fue llevado al hospital estatal donde estuvo por sólo 5 años. Después de convencer a los médicos de que ya estaba rehabilitado, el joven fue liberado el 18 de diciembre de 1969, a la edad de 21 años, sin embargo, en vez de convertirse un buen miembro de la sociedad, decidió asesinar perversamente a 6 mujeres, descuartizándolas y quedándose con sus cabezas en forma de trofeo, para luego acabar con la vida de su madre y su amigo, indicó que sus crueles actos habían sido la consecuencia de los malos tratos de su progenitora, habiendo cobrado venganza con su muerte.

3.       Amarjeet Sada: En el año 2007 y con tan sólo 8 años de edad, Amarjeet Sada recibió el terrible título de ser el asesino en serie más joven en el mundo. Nació en Begusaray, India en 1998, en el seno de una familia muy pobre. En el 2006, el niño asesinó a su hermana de 6 meses, sacándola de su cuna en la escuela primaria local donde su madre la había dejado para que pueda hacer unos recados, Amarjeet la asesinó brutalmente y enterró su cuerpo en un hoyo no tan profundo para luego regresar a su hogar como si nada hubiera pasado. Cuando las personas le interrogaron creyéndolo el potencial asesino del bebé, Sada orgullosamente confesó el horrible acto conduciéndolos incluso al lugar donde la había enterrado. Fue arrestado el 30 de mayo del 2007, y cuando fue cuestionado sobre el crimen, simplemente sonrió y pidió galletas. Increíblemente estuvo detenido por sólo 3 años y actualmente está libre.

4.       Jon Venables y Robert Thompson: El 12 de febrero del año 1993, James Bulger de 2 años de edad fue alejado de la protección de su madre mientras hacía compras en un centro comercial en Liverpool, Inglaterra. Los responsables del rapto fueron dos niños de 10 años: Jon Venables y Robert Thompson, ellos lanzaron piedras y ladrillos sobre el cuerpo del pequeño James y esos son los actos menos violentos que se pueden nombrar llevados a cabo con la indefensa víctima. James Bulger fue tan atrozmente golpeado que la verdadera causa de su muerte no pudo ser determinada. Los dos muchachos fueron acusados del asesinato el 20 de febrero de 1993 y causaron tal alboroto en la comunidad que sus familias tuvieron que mudarse y cambiar su identidad. Tanto Jon como Robert sólo pasaron 8 años tras las rejas, luego fueron liberados y sus identidades cambiadas para su “protección”.

Déjanos un comentario :)