Luces como tu nombre, un extraño vínculo entre nombres y rostros

Una investigación, algo escalofriante para algunos, publicada por la Asociación Americana de Psicología (APA por sus siglas en inglés) ha afirmado que los nombres de las personas podrían afectar el desarrollo de sus rasgos faciales a lo largo del tiempo. Los investigadores detrás de este estudio llegaron a esta conclusión después de realizar una encuesta en la que se les pidió a los participantes que intentaran hacer coincidir correctamente el nombre de una persona con su imagen.

De acuerdo con sus datos, los participantes lograron hacer coincidir correctamente los nombres y rostros hasta el 40% del tiempo, mucho más que un grupo que hizo lo mismo pero sin imágenes, coincidiendo en un 20 a 25%.

Según el autor del estudio, Yonat Zwebner, de la Universidad Hebrea de Jerusalén, gran parte de este fenómeno podría deberse al poderoso papel que desempeñan los estereotipos en la configuración de la pisque humana “Investigaciones anteriores han demostrado que hay estereotipos culturales asociados a los nombres, incluida la forma en que alguien debe lucir. Por ejemplo, las personas son más propensas a imaginar que un individuo llamado Bob, tenga unas facciones más redondas que un individuo llamado Tim. Creemos que estos estereotipos pueden, con el tiempo, afectar la apariencia facial de las personas

La investigación publicada por la Asociación discute la posibilidad de que esto represente algún misterioso caso de “profecía” psicosocial auto-cumplida, en la que nuestros nombres y apariencias afectan a cómo otros reaccionan ante nosotros, lo que a su vez afecta la forma en la que nos comportamos y lucimos “Tomados en conjunto, nuestros hallazgos apuntan a la existencia de un efecto de coincidencia de nombres faciales en la vida real y a la posibilidad de que las expectativas relacionadas con los esquemas de nombres finalmente se realicen en el mundo exterior por un tipo de efecto Dorian Gray, tal que las personas desarrollarán con el tiempo, una apariencia que se asemeja a las asociaciones comunes a su nombre

Resulta muy extraño, pero si más datos confirman esta teoría, se la pensarán dos veces antes de nombrar a un hijo, por ejemplo. De todos modos, esta investigación es un recordatorio más del misterioso poder que las palabras tienen sobre nosotros.

De acuerdo a tu nombre ¿Cómo crees que luces para la mayoría?

Déjanos un comentario :)