Más allá de la mujer maravilla: ¡5 mujeres guerreras en la vida real!

En lo personal, esta fue una muy buena película y mientras que la Mujer Maravilla es ficticia, a lo largo de la historia y en todas las culturas, las mujeres han resaltado también en el arte de la guerra, creando estrategias militares y combatiendo en los campos de batalla, lo que demuestra que pueden llegar a ser feroces combatientes y líderes altamente calificadas.

Aquí 5 mujeres guerreras que resaltaron en la vida real:

Fu Hao (murió 1200 AC)

Perteneció a la dinastía Shang, Fu Hao, vivió hace unos 3.000 años, durante la Edad de Bronce de China, de acuerdo con una biografía publicada en el 2002 en “la mujer en la historia del mundo”. Sus hazañas fueron preservadas en fragmentos de texto grabadas en hueso y carey; las cuales se pueden ver en la colección del Museo Gulbenkian de Arte Oriental y Arqueología en Inglaterra.

Los arqueólogos aprendieron más sobre el rango y destreza militar de Fu Hao cuando desenterraron su tumba cerca de Anyang, China, en 1976. Más de 100 armas fueron encontrados enterrados en su tumba, lo que confirma su estatus como un alto jefe militar. Su tumba también incluyó miles de objetos ornamentales y vasos de bronce, jade, hueso, ópalo y marfil, así como los restos de 16 esclavos que fueron enterrados vivos para servirla en la otra vida.

Gudit (circa siglo 10 dC)

“Es bien sabido de la tradición etíope relativamente reciente que Etiopía fue una vez gobernada por una reina llamada Gudit, Yodit, Isat o Ga’wa”, según un estudio publicado en el 2000 en la revista Boletín de la Escuela de Estudios Orientales y Africanos .

Sin embargo, no está claro de donde proviene esta reina guerrera y algunos académicos afirman que era judía por descendencia o matrimonio, sugiere el estudio.

El historiador Ibn Haukal escribió de una reina que gobernó Abisinia – ahora Etiopía – durante el siglo 10, el autor del estudio, escribió, y una carta escrita en el año 980 dC menciona a una reina etíope que llegó al poder mediante el asesinato del rey actual y reinó durante décadas. Ella hizo campaña contra los cristianos, donde hubieron muchos esclavos, pueblos quemados e iglesias destruidas”, según el estudio.

Ana Nzinga (circa 1583-1683)

Ana Nzinga ascendió a gobernar como reina de Ndongo, un estado africano en lo que hoy es Angola, en 1624. Se formó rápidamente una alianza con Portugal para proteger a su pueblo contra los ataques de los reinos africanos rivales, y para poner fin a las incursiones portuguesas en Ndongo que buscaban llevarse personas para venderlas como esclavos.

Pero cuando Nzinga fue traicionada por sus aliados portugueses, huyó hacia el oeste hasta el reino de Matamba, donde se dio la bienvenida a los esclavos fugitivos y soldados africanos para fortalecer su ejército. Aunque ya no se encontraba en Ndongo, apoyó los esfuerzos de resistencia allí.

Ella personalmente marchó a la batalla con sus tropas hasta que a la edad de 60 años, finalmente negoció un tratado de paz con Portugal en 1657 y dedicó sus años restantes en la reconstrucción de su país devastado por la guerra.

Mai Bhago (circa 1705)

En 1705, Mai Bhago, llevó 40 sijs – ex desertores del ejército – durante la batalla de Muktsar en Punjab, un estado en el norte de la India. Lucharon contra los soldados del Imperio Mughal, una dinastía musulmana que se extienden en toda la India y Afganistán.

Bhago avergonzó a los desertores, que habían abandonado a su líder sij, Sri Guru Gobind Singh Ji durante el sitio de Anandpur en 1704. Ella vestida de hombre los llevó de nuevo a la batalla bajo su propia bandera.

Todos los desertores murieron en el campo de batalla, y Mai Bhago pasó a servir como guardia personal del Guru hasta que murió en 1708.

Micaela Bastidas (1744-1781)

Peruana de nacimiento, la madre de Micaela Bastidas era descendiente de los quechuas, el grupo indígena que vive en la región central de los Andes de América del Sur, desde Ecuador hasta Bolivia. Y en 1780, cuando su esposo Tupac Amaru se levantó en armas para llevar a cabo una rebelión fundamental contra los españoles, ella jugó un papel muy importante en esa rebelión.

En la revuelta, Micaela Bastidas Puyucahua era “el jefe de logística” que ideó estrategias militares tanto para la defensa de los bastiones rebeldes y los ataques contra las fuerzas españolas. Supervisó el funcionamiento del campamento rebelde, reclutó combatientes, movilizó soldados, y repartió el castigo a los que se resistieron, incluso realizó ejecuciones personalmente.

“Tanto los rebeldes y leales temían su ira”

Déjanos un comentario :)