Misteriosas e inexplicables criaturas halladas en la playa

Las playas en un hermoso día o en la tranquilidad de la noche pueden ser un excelente medio de relajo, desde la práctica de deportes como el surfing y el buceo o simplemente para contemplar las maravillas que la naturaleza nos brinda, pero con más del 95% del océano sin explorar, muchos podrían considerar estos lugares más misteriosos que encantadores y no es para menos, ya que algunas personas que fueron a una playa dispuestos a crear hermosos recuerdos familiares terminan siendo testigos de aterradores descubrimientos.

1.       El Monstruo de Sakhalin: En el año 2006, un grupo de soldados encontró el cadáver de una bestia varada en las orillas, medía más de 4 metros, pero a diferencia de la mayoría de criaturas marinas de un tamaño similar, ésta poseía una especie de pico además de pelaje. Totalmente desconcertados de lo que habían hallado, los oficiales fueron notificados del descubrimiento y mandaron a sacar de la playa rápidamente el cuerpo de la misteriosa criatura y nunca más volvió a ser vista por el público en general. Los científicos rusos por su parte, llevaron a cabo diversas pruebas para identificar la especie animal a la que pertenecía la “bestia”, pero sólo lograron determinar que animales no era, haciendo análisis en huesos y dientes se llegó a la conclusión de que no era un cocodrilo, un caimán y por supuesto no era un pez, sin embargo no hay registros que indiquen que era exactamente la criatura y el pelaje ha dejado perplejo a los científicos hasta la actualidad.

2.       La Bestia de Tenby: En el 2003, justo pasadas las 5:30 de la tarde un viernes, Peter Bailey decidió tomar una tranquila caminata a lo largo de la playa South Beach en Gales, acompañado de su adorada mascota, un perro de raza Siberiano de 18 meses de nombre Maisie, el paseo relajante rápidamente se convirtió en pesadilla cuando el perro comenzó a correr en círculos y lanzar fuertes aullidos, Peter inmediatamente corrió hacia su mascota y se encontró con un espantoso cuerpo en descomposición, la carcasa tenía la cabeza de un caballo, garras como las de un oso, el cuerpo de un cerdo, ojos almendrados y medía aproximadamente más de un metro. Peter, sin pensarlo dos veces, tomó una fotografía de la inexplicable bestia y la publicó en su cuenta de Facebook, donde fue compartida cientos de veces e inició una gran discusión entre los entusiasmados acerca de qué animal se trataba, desde un oso hasta incluso un hipopótamo. El Dr. Dan Forman, un profesor de la Universidad de Ciencia Swansea indicó que era muy difícil catalogar a la criatura pero que podría tratarse de un tejón debido a los cinco dedos que poseía, otros señalaron que quizás era un perro cuyo cuerpo se había hinchado debido a la cantidad de tiempo que pasó en el agua, probablemente uno de la raza Bullterrier. La criatura simplemente desapareció del lugar donde se le encontró y con él la posibilidad de realizar mayores investigaciones para lograr identificarlo.

3.       Trunko: Un 25 de Octubre del año 1924, personas reportaron estar viendo una gran masa de color blanco luchando contra orcas para luego dirigirse hacia la orilla y colapsar después de su legendario triunfo en las costas de Margate, Sudáfrica. El evento fue tan monumental que la criatura incluso recibió un nombre: Trunko. Se dice que la batalla duró alrededor de 3 horas donde la “bestia” usó su cola parecida al de las langostas para atacar a las ballenas asesinas, otros testigos también reportaron haber visto saltar a Trunko fuera del agua por más de 6 metros de altura, algo que dejó perplejo a todos los fascinados espectadores. Al terminar la pelea y colapsar en la orilla, lograron observar parte de su apariencia, indicando que estaba cubierto con un pelaje de más de 2 metros de longitud, la cola de una langosta, una trompa parecida a la de un elefante de más de 1 metro y una carcasa que no contenía sangre, se dice que la criatura medía aproximadamente 14 metros de longitud, 10 metros de ancho y más de un metro de altura. De acuerdo a las informaciones brindadas, la trompa estaba unida directamente al torso del animal y no se podía identificar su cabeza. También conocido como el Oso Polar marino, muchos creen que Trunko era en realidad la carcasa de una ballena o tiburón y que las orcas no necesariamente estaban luchando con ella sino estaban dándose todo un festín con el cuerpo, una versión que por supuestos muchos creen es absurda.

Como mencionamos al principio, el océano es aún un espacio casi inexplorado y estamos seguros de que contiene en sus oscuras profundidades criaturas tan misteriosas que probablemente al ser humano le costaría aceptar.

Déjanos un comentario :)