El perturbador sueño profético de Mark Twain

A lo largo de la historia muchas personalidades célebres han documentado tener misteriosas experiencias relacionadas a sueños proféticos, en muchos casos, éstos traen información sobre la futura muerte de algún ser querido o incluso de la misma persona que sueña, como en el caso de Abraham Lincoln. En el caso de Mark Twain el sueño profético involucró a su hermano Henry.

En el año 1858, Mark Twain y su hermano menor Henry de 19 años se encontraban trabajando a bordo del barco de vapor Pennsylvania, el cual navegó el Mississippi entre Nueva Orleans y St. Louis. Una noche, mientras permanecía en St. Louis con un pariente, Mark tuvo un perturbador sueño.

Soñó que su hermano estaba tumbado en un ataúd abierto de metal apoyado en dos sillas colocadas en el salón de la casa de su pariente. En el sueño su hermano llevaba un traje perteneciente a Mark Twain y tenía un elaborado ramo de flores blancas en el pecho con una sola rosa roja en el centro. El sueño era tan vívido que Twain no podía distinguir que era un sueño y estaba convencido de que su hermano estaba muerto. Al despertar, se quedó convencido de que todo era cierto por unos momentos, hasta tal punto que no entró a la sala de estar de la casa porque aparentemente, el cadáver de su hermano yacía allí. Salió del lugar y dio un paseo durante el cual se dio cuenta de que todo había sido un sueño. Volvió corriendo a la casa hacia la sala de estar para encontrar, para su alivio, que no había ningún ataúd.

Dos semanas más tarde, los hermanos viajaron juntos a Nueva Orleans en el Pennsylvania. Este sería su último viaje juntos, ya que Twain se trasladaba a otro barco y Henry se quedaba a bordo del Pennsylvania. Durante el viaje de regreso y mientras la embarcación estaba entrando en el puerto de Memphis, las calderas de los buques explotaron dejando a la mayoría de los tripulantes gravemente heridos incluyendo a Henry.

Mark Twain viajó a Memphis para ver cómo estaba su hermano, sus probabilidades de vida eran pocas. Con el tiempo, Henry parecía estar recuperándose, pero accidentalmente le dieron una sobredosis de morfina que lo mató. El sueño de Twain empezaba a materializarse. En la funeraria local, para su sorpresa, Twain vio detalles de su sueño volviéndose realidad, encontrando que su hermano había sido colocado en un ataúd de metal, el cual había sido pagado por varias mujeres que admiraban a Henry por su belleza cuando estaba vivo. Además, el hermano muerto llevaba un traje perteneciente a Mark exactamente como en el sueño; el cual le pusieron sin su conocimiento, unos minutos más tarde, una anciana caminó hacia el ataúd y depositó un ramo de flores blancas con una sola rosa roja en el pecho del fallecido.

Todos los elementos del sueño de Mark Twain habían sido reproducidos en la vida real. Sin duda, los sueños premonitorios representan algo que desafía todo conocimiento científico, pero están presentes, suceden realmente y muchos dan fe de haber experimentado lo mismo que el gran Mark Twain.

Déjanos un comentario :)