El Roswell de Grecia, el impresionante caso OVNI de Atalanti

El caso Atalanti se considera el incidente OVNI más importante de Grecia. Algunos investigadores incluso se refieren a él como el “Roswell griego” ya que aumentó la conciencia del público griego sobre el fenómeno OVNI.

En la noche del 2 de septiembre de 1990, se observó una flota de alrededor de 12 a 17 OVNIs en múltiples lugares sobre la Grecia Continental. Después de sobrevolar el Peloponeso (Al Sur de Grecia Continental), la flota dio un giro y se dirigió al norte.

A las 9:30 p.m. mientras mientras estaban en la ciudad de Atalanti (a 150 km al noroeste de Atenas), uno de los OVNIs se separó de la formación de flota. Los testigos mencionaron que la nave parecía tener un problema, cambió su color a rojo y parecía haberse incendiado. Al mismo tiempo, se escucharon tres explosiones (otros informes hablan de ruidos metálicos). La nave aterrizó en la cima de una colina donde se encuentra la Iglesia de Elías, situada a las afueras del pueblo de Megas Platanos (A pocos kilómetros de Atalanti). Los habitantes que observaron el incidente desde una distancia aproximada de 1 kilómetro, informaron a la policía sobre lo que sucedía, pero la ubicación era difícil de acceder durante la noche.

La nave que parecía estar en problemas aterrizó al igual que el resto de la flota en un aparente intento de protegerla. La reunión de todas las naves sobre la colina iluminó el área permitiendo que los testigos, en su mayoría agricultores, puedan ver los objetos, describiéndolos como redondos y tamaño similar a la de un tractor. Según uno de los que estuvo en el área y que logró acercarse más al lugar de aterrizaje, vio seres extraños, humanoides de tamaño bajo que parecían estar trabajando en la reparación de la nave.

El incidente duró desde las 9:30 p.m. hasta las 3:00 a.m. del día siguiente. Los humanoides lograron reparar la nave y toda la flota alzó vuelo a la misma vez. Los habitantes no perdieron el tiempo, y visitaron la locación a la mañana del día siguiente, la hierba estaba quemada y aún salía algo de humo del suelo. Algunos recolectaron objetos como cables, piezas metálicas y un artefacto similar a una esponja.

Un mes después, el ejército griego publicó un informe, el cual se centró en el equipo encontrado, ya que las piezas incluían un enchufe de cobre de  un diámetro de 11 cm y una escritura árabe grabada; un cable hecho de cobre conectado al enchufe; el aislamiento del cable (un material similar a la seda); una cubierta de plástico quemada; un anillo de acero y tres barras de acero de 10cm cada una con un interruptor con la letra griega Φ.

El informe concluyó que las piezas probablemente pertenecían a un viejo satélite, pero fue una versión que los testigos se negaron a creen ya que los satélites no aterrizan ni vuelven a despegar como lo hicieron dichas misteriosas naves.

¿Cuál es la verdad detrás de este gran caso?

Déjanos un comentario :)