Sirenas, entidades malignas en África

Dentro de la tradición y la historia de avistamientos reales de sirenas en todo el mundo,  estas criaturas han hecho su “aparición” en una variedad sorprendentemente amplia.

Entre esta variedad encontramos aquellas criaturas descritas con apariencia de doncellas, cabellos ondulantes y colas de pez, sirenas desde seductoras hasta benévolas protectoras del mar, además de seres tímidos y solitarios, pero también se las han descrito como monstruos salvajes y feroces.

De entre los muchos lugares donde se han reportado avistamientos de sirenas podemos mencionar al continente del África. Muchas regiones de este continente poseen una rica tradición que hablan de sirenas, especialmente en la parte sur.

En el país de Zimbabwe, las sirenas han ocupado un lugar prominente en varios mitos y leyendas, donde a menudo se las conoce como Mondao y se las retrata como criaturas maliciosas que disfrutan de jalar hacia el agua a los bañistas o nadadores hasta conseguir quitarles la vida.

En el año 2012, el trabajo llevado a cabo en la presa Gokwe en Midlands y la presa Osborne en Manicaland y Mutare, fue suspendido porque los trabajadores se negaron a continuar con sus actividades porque indicaron haber sido aterrorizados por sirenas que acechan el lugar, las mismas que fueron descritas como humanos de piel pálida, cabello negro y cola de pez.

Originalmente, se suponía que los trabajadores debían hacer reparaciones e instalar bombas de agua, pero se aterrorizaron cuando algunas personas en el área desaparecieron misteriosamente. Las cosas con el proyecto se tornaron mucho más oscuras, tan mal que incluso el Ministro de Recursos Hídricos de Zimbabwe, Sam Sipepa Nkomo, compareció ante un comité parlamentario para explicar la situación.

De acuerdo a los líderes tribales que fueron consultados, muchos lagos y embalses de la región están habitados por sirenas, y las presas parecen ser su lugar favorito de congregación. Ante la pregunta de si creían que estas criaturas realmente existían, fueron unánimes e inflexibles en su afirmación, sí.

Otra nación africana en la misma región también experimenta el fenómeno de las sirenas desde hace mucho tiempo, y es que tales cuentos y tradiciones se remontan siglos atrás, y antiguas pinturas rupestres de humanoides con colas de pescado dibujadas por el pueblo Khoi-san de la región, se han encontrado en una de las zonas más áridas del lugar, en un vasto desierto conocido como el Karoo.

Pintura rupestre en Karoo

 

El por qué esta gente que habitaba en el desierto consideraba a las sirenas como parte de su tradición sigue siendo un misterio, pero la región alguna vez estuvo bajo el agua, y se han visto criaturas reportadas desde el Klein Karoo, lugar que es más verde y fértil al sur, donde durante la primavera las montañas crean grandes charcos de agua e incluso cavernas llenas de agua donde se dice viven las criaturas, las mismas que se dice no son amistosas en absoluto, y se ha dicho desde hace mucho que atraen a los viajeros para ahogarlos.

Estos seres generalmente no se ven como criaturas de carne y hueso, sino más bien como espíritus poderosos o demonios y son muy veneradas y temidas por las tribus de la zona.

Un informe de avistamiento proviene del año 2008, en pintoresco y aislado pueblo rural de Suurbraak. El testigo local Daniel Cupido afirmó que estaba paseando con algunos amigos a lo largo de la orilla del río Buffelsjags en la tarde del 5 de enero, cuando de repente escucharon un curioso sonido proveniente de un puente cercano de agua baja que sonaba como si alguien estuviera “golpeando una pared”. Cuando fueron a investigar de qué se trataba, se dice que en la tenebrosa oscuridad debajo del puente lograron distinguir lo que parecía ser una mujer blanca con largo cabello negro. La dama parecía estar revolcándose en el agua y el hombre de acercó para poder ayudarla, sin embargo, momentos después regresó corriendo en estado de pánico.

Cuando sus amigos le preguntaron qué había pasado, él les dijo que los ojos de la mujer tenían un brillo rojo y parpadeante y que además poseía una mirada hipnótica. Uno de los amigos, Martin Olckers, fue a ver la cosa y afirmó que lo que vio lo horrorizó profundamente. Nadando a través del agua del puente pudo ver a la mujer con un escalofriante brillo en los ojos. Indicó que su figura era definitivamente femenina y que todo el rato que la miró emitió un sonido que le recordaba a un llanto, el mismo que describió como “el sonido más extraño”.

Contaron además que la “sirena” tenía un brillo etéreo de color blanco plateado a su alrededor. Aunque dicen que ninguno de los presentes aquel día creía en esas historias de seres extraños bajo el agua, este extraño encuentro les convenció de que las criaturas son reales.

Otros informes muestran las intenciones más siniestras de los seres. El 31 de diciembre del 2015, un niño de 12 años de nombre Siyabonga Masango en Mpumalanga, Sudáfrica, fue al banco de un afluente del río Sabie para reunirse con sus amigos a nadar, y nunca regresó. Cuando las autoridades fueron al lugar y se registró el área, no se descubrió ninguna señal del menor a pesar de las intensas búsquedas por parte de los equipos de buceo. Un testigo indicó que había visto como una criatura de piel pálida surgió del agua y arrastró al niño a las profundidades. El hombre trató de ayudar al pequeño, pero desapareció por completo en el agua fangosa y turbia.

Lugar donde desapareció Masango.

 

Otro reporte particularmente extraño proviene del país de Tanzania, donde el 21 de mayo de 1996 un ferry propiedad del gobierno llamado MV Bukoba zozobró 56 kilómetros de la costa Mwanza. El desastre ya era notorio por el hecho de que no solo perdieron la vida aproximadamente 1,000 personas, sino también porque entre los muertos estaba Abu Ubaidah al-Banshiri, quién en aquel momento era el segundo mando de al- Qaeda y el mejor hombre en su base de operaciones africana.

Se dice que dos hombres de la organización terrorista fueron enviados a investigar el incidente para determinar si Banshiri en realida había sido asesinado. Pero ocurriría algo que más tarde sería contada por uno de los buzos que formó parte del equipo que examinó los restos del desastre.

Según los informes, algunos de los buzos salieron sumamente asustados a la superficie, alegando que una sirena estaba patrullando el naufragio y hablándoles, este ser les decía que dejen de buscar cadáveres y los amenazaba con violencia si no lo escuchaban, además la criatura fue acusada de perseguir activamente a los buceadores.

No hay forma de saber qué tan ciertas son estas historias, pero es un vistazo interesante a los cuentos de sirenas además de conocer los relatos provenientes de una tierra lejana y exótica.

¿Tú crees en la existencia de sirenas?

Déjanos un comentario :)