Saltar al contenido
La Hora Muerta Empieza

10 señales que indican que tu casa podría estar infestada con demonios

22 marzo, 2019

Se sabe que los demonios poseen individuos, pero también ha habido muchos reportes de seres malignos que infestan hogares.
Las siguientes señales podrían indicar que un demonio está acechando tu hogar:

1. Sonidos extraños: Y no nos referimos a sonidos de cadenas arrastrándose o escalofriantes susurros como vemos en las películas de terror. Se dice que el sonido de un demonio es gutural, un gruñido áspero, diferente a todo lo que un animal común produciría. Esto puede ocurrir en lugares específicos, como armarios o pasillos. Es posible que incluso escuches voces sobre el hombro haciéndote preguntas o amenazándote de alguna forma.
También pueden producirse otros sonidos, incluyendo golpes, pisadas y arañazos en las paredes.

2. Animales asustados: Muchos creen que los animales pueden ver fantasmas y es que cuando un perro comienza a ladrar al aire, es posible que haya presenciado un espíritu pasajero. Pero también tienes esos casos en los que el animal tiene miedo, está aterrorizado, incluso gruñe ante una fuerza invisible ante los ojos humanos.
Tu mascota puede comenzar a actuar agresivamente sin razón aparente, e incluso hay algunos casos en los que una mascota se ha enfermado durante un ataque demoníaco. Un escritor de nombre Stephen Wagner, describe un incidente muy extraño en el cual un grupo de niñas jugaba con un tablero de Ouija. Todo parecía andar bien hasta que contactaron con un espíritu que inesperadamente mencionó a sus perros. Cuando le preguntaron al espíritu qué significaba, éste simplemente respondió: “Ya verán”. Después de un momento, las muchachas escucharon a sus canes llorando fuera de la casa. Al verificar encontraron una misteriosa marca de quemadura en uno de ellos.

3. Sombras Misteriosas: La presencia de los populares “entes sombra” puede ser una señal de que un demonio anda cerca. En algunos casos, las sombras adquieren formas humanoides, aunque también han aparecido como animales, o incluso simples entes aformos que no se parecen a nada.

4. Sueños demoníacos: Los sueños pueden llegar a ser muy interesantes, pueden decir mucho sobre nosotros y lo que realmente piensa nuestro subcosnciente, sin embargo, muchos han reportado haber tenido sucesos extraños y terribles que acompañan ciertas experiencias inusuales, y claro, no son sueños agradables para nada, además de ser continuas.

5. Daños a símbolos religiosos: Los demonios detestan los símbolos sagrados, por lo que podrían intentar destruir crucifijos, Biblias, rosarios o cualquier otro artefacto religioso.

6. Hedores desagradables: Uno de los signos más comunes de una infestación es el olor pútrido. Se dice que el olor a azufre es en realidad una reacción que los demonios u otras entidades negativas tienen que ver con la divinidad. Este olor ocurre, dicen algunos, cuando el demonio está molesto, o cuando el área en la que habitan ha sido bendecida o limpiada.

7. Aparentes visitantes “amistosos”: Los demonios son engañosos. Una de las razones principales por las que las personas advierten a otros contra el uso de una tabla Ouija es que, a menudo, creen que los espíritus que parecen “amigos” o que afirman ser miembros de una familia fallecidos son muy probablemente demonios que te mienten. Te están diciendo lo que quieres escuchar, lo que facilita el control.

8. “Mala suerte”: Las entidades parasitarias, o negativas, pueden aferrarse a las personas, drenándolas de su energía. Se dice que causan todo tipo de síntomas inexplicables, incluyendo cambios de humor e incluso mala suerte.

Los accidentes pueden ocurrir con frecuencia, pero puede haber más en este aparente patrón de mala suerte de lo que parece. Un apego demoníaco suele tener la culpa.

9. Disturbios físicos y psicológicos: Se dice que un ataque espiritual ocurre cuando la víctima experimenta rasguños, marcas de mordeduras y otras heridas sin ninguna explicación ordinaria. Pueden ocurrir en cualquier parte del cuerpo, o incluso en objetos alrededor de la casa: pequeños rasguños misteriosos que parecen desafiar toda racionalidad.

En el caso de un demonio, como los golpes antes mencionados, se dice que tres marcas de arañazos o garras sirven como una burla de la Santísima Trinidad. Pero los rasguños no son el único signo de un demonio: una persona puede sentir sensaciones extrañas, como si estuviera siendo observada. También se han informado sentimientos de inquietud, o incluso náuseas y otras formas de enfermedad. El objetivo, parece, es desgastar a una persona para facilitar la posesión.

10. Posesión demoníaca: La presencia de un demonio en una casa, o el apego a un objeto, puede muy bien ser un precursor de la posesión total de un ser humano. Ese puede ser, de hecho, todo el propósito, lo que el demonio quería desde el principio, un recipiente.