Saltar al contenido
La Hora Muerta Empieza

5 comportamientos que demuestran que estás alcanzando un nivel más alto de conciencia

10 agosto, 2018

Sabemos que toda la vida es un proceso evolutivo y es que todo, desde la partícula más pequeña existente hasta el universo como un todo, está en proceso de evolución. Aquí consideramos a nuestra conciencia, y si bien, en realidad, no existe un nivel de conciencia “superior” real, existen sin duda, modos diferentes de ver el mundo, resultando por supuesto en diferentes modos de ser en el mundo- modos de ser que nos acercan a la armonía y equilibrio, aspectos que nos demuestran que ha habido un cambio interno.

Pero entonces ¿Cómo sabemos cuándo conseguimos dicho nivel? Aquí te mencionamos cinco características que muestran que estás alcanzando un nivel más alto de conciencia.

1.       PÉRDIDA DE INTERÉS EN CHISMES: Una vez que comienzas a despertar, la negatividad se vuelve mucho más notable, particularmente cuando llega en forma de chisme, el cual, parece haber perdido su poder de llamar tu atención como lo hizo una vez. Entiendes la diferencia entre alguien que expone hechos, por una razón en específico, y alguien que simplemente abre la boca en servicio de su ego, algo de lo que inconscientemente participas cada vez menos.

2.       UNA PÉRDIDA DE INTERÉS EN HÁBITOS DESTRUCTIVOS: La diferencia entre la gratificación a corto y largo plazo comienza a revelarse. Ciertas cosas que te hacen “bien” en el momento no conducen a una mentalidad más feliz a la larga, y comienzas a darte cuenta de eso, debido a ello empiezas a dejar atrás estos hábitos.

3.       MÁS TRABAJO Y MENOS ESTRÉS: Consigues hacer más. Simplemente eres más efectivo de lo que alguna vez fuiste, porque estás más presente. No te molestas por el momento ni piensas en lo que deberías o no deberías hacer, simplemente estás haciendo lo que debes y lo haces bien. Hay un sentido interno de “juego” que acompaña a la mayoría de las cosas, aliviando el estrés y que te trae más alegría, tanto a ti como a los que te rodean.

4.       MÁS COOPERACIÓN Y MENOS COMPETENCIA: La necesidad de “probarse” a uno mismo comienza a disminuir. Debido a que la tendencia a comparar todo (aspecto, ingresos, nivel de habilidad) ha disminuido, cualquier tarea que tengas en las manos se vuelve más clara, incluso la tarea de la vida misma. Debido a que hay menos necesidad de “ganar”, la cooperación comienza a aparecer, y te das cuenta de que, en el acto de ayudar a los demás, también te estás ayudando a ti mismo.

5.       APRECIACIÓN: Continuando con el último punto, aunque no dejes de perseguir objetivos, te centras menos en la “felicidad” que te proporcionará completarlos, a cambio te encontrarás apreciando las pequeñas cosas que solo tomabas como escalones antes. Comienzas a ver mucho de lo que está bien en el mundo, junto con lo que está mal, y obtendrás una gratitud que te otorgará la energía y la visión para continuar el trabajo de “corregirte” a ti mismo.