Saltar al contenido
La Hora Muerta Empieza

5 historias reales de personas que vendieron su alma al diablo

31 agosto, 2021

¿Cuánto vale tu alma?

Hacer un trato con el diablo es un elemento común de las historias del folclore y la literatura de todo el mundo. Fundamentalmente, implica hacer un contrato oral o escrito con Satanás o un demonio menor para intercambiar el alma por favores diabólicos. Como tales historias generalmente se basan en cuentos populares cristianos, se tratan menos de prácticas reales y más de ilustrar la moralidad. En consecuencia, el personaje principal enfrentará la condenación eterna o burlará hábilmente al mismísimo diablo. Lo que destacaremos a continuación es una serie de personajes históricos cuyas propias vidas se enredaron con tales pactos y con las tensiones que revelan.

MIRA TAMBIÉN:

1.  JOHANN GEORG FAUST (1480-1540):

Como base para el clásico de Fausto de Marlowe La trágica historia del doctor Fausto y el Fausto de Goethe, el Dr. Faust de la vida real fue un alquimista itinerante, astrólogo y mago del Renacimiento alemán. Según la leyenda y la literatura, Fausto convocó al Diablo a hacer un trato para experimentar los placeres de la vida, pero, con el tiempo, se arrepintió del pacto y se retiró, lo que lo llevó a su propia destrucción. Aunque el verdadero Dr. Faust no dejó ningún pacto con Satanás, murió en una detonación resultante de una prueba alquímica, o al menos eso es lo que se sabe.

2.  PADRE URBAIN GRANDIER (1590-1634):

Este sacerdote católico sirvió en el área de Loudun en Francia, pero fue criticado por ignorar su voto de celibato. Peor aún, Grandier se hizo una reputación de mujeriego con un elevado sentido de depravación lujuriosa. En el año 1632, fue acusado de hechizar a un grupo de monjas ursulinas locales al enviar demonios para cometer actos malvados con ellas y así convertirlas en sus esclavas sexuales. Después de ser torturado por los jueces, un contrato que supuestamente era con Satanás fue encontrado en su dormitorio y presentado como evidencia de su pacto. Al final, fue condenado por brujería y quemado en la hoguera.

3.  GIUSEPPE TARTINI (1692-1770):

Como compositor y violinista, Tartini fue extremadamente influyente en Italia e internacionalmente, pero también fue famoso por su temperamento explosivo y complejo de inferioridad. Según cuenta la historia, Tartini escuchó a alguien tocar el violín mejor que él, y esto lo envió a una depresión en espiral que lo llevó a una soledad en sesiones de práctica de 12 horas. Durante este tiempo, tuvo un sueño en el que aparecía el diablo que le ofrecía el éxito a cambio de su alma, momento en el que el diablo tocaba una sonata con maestría virtuosista. Cuando se despertó, Tartini inmediatamente escribió la sonata, pero al parecer nunca logró que cumpliera con los mismos estándares.

4.  DELPHINE LALAURIE (1780-1849):

Nacida como Marie Delphine Macarty, Lalaurie era una socialité criolla de Nueva Orleans y una asesina en serie de los esclavos a su servicio. Si bien probablemente había torturado y asesinado a personas en su casa durante mucho tiempo, fue un incendio ocurrido en el año 1834 en su mansión de Royal Street lo que llevó al descubrimiento de esclavos atados y mutilados en el lugar. Posteriormente, su casa fue saqueada, revelando lo horripilante de sus métodos de tortura y el trato generalizado a los seres humanos. Aunque Lalaurie pudo escapar a Francia, dejó atrás suficiente escándalo que los rumores se extendieron sobre su práctica del vudú y la magia negra, así como el pacto con el diablo que debió haber firmado para acumular riqueza mientras cometía tales atrocidades.

5.  ROBERT JOHNSON (1911-1938):

Johnson es un modelo del blues americano y ocupa el puesto número 5 en la lista Rolling Stone de los mejores guitarristas de todos los tiempos. Sin embargo, no siempre fue así; muchos cercanos al guitarrista se asombraron cuando se transformó de alguien sin talento musical en la escuela secundaria a un músico hábil más adelante. Según una historia que él mismo apoyó, Johnson se fue a una encrucijada donde el Diablo le ofreció talento a cambio de su alma. Cuando el joven músico estuvo de acuerdo, el diablo afinó su guitarra, lo que le permitió producir 6 discos antes de su muerte a la temprana edad de 27 años.

Desde músicos hasta alquimistas y más, muchas personas son retratadas en historias populares haciendo tratos con el diablo. Sin embargo, como demuestran los ejemplos anteriores, estos probablemente no son más que simples juegos de moralidad o bromas ingeniosas. Tales cuentos diabólicos pueden mejorar la reputación de un músico, proporcionar una salida a las ansiedades sociales, ayudar a imaginar nuevos objetivos creativos o incluso proporcionar un medio para acceder al poder político. Entonces, aunque las historias de pactos con el diablo pueden no ser tan tortuosas como parecen, sí nos ayudan a hacer frente a las acciones diabólicas de la humanidad.