Saltar al contenido
La Hora Muerta Empieza

Alarma por peste bubónica. China confirma casos y declara a una región en alerta sanitaria

8 julio, 2020

Las autoridades de una región autónoma del norte de China emitieron una advertencia de salud después de que un agricultor local contrajera la temible peste bubónica. Según se informa. Funcionarios de salud en Bayan Mur, una ciudad en Mongolia Interior, emitieron el domingo una alerta de tercer nivel.

La alerta prohíbe la caza o el consumo de animales salvajes que puedan portar la peste y estará establecida hasta el final del año. A los lugareños también se les ha dicho que reporten si encuentran animales enfermos y muertos, así como personas que muestren signos de fiebre o muerte súbita.
“En la actualidad, existe el riesgo de que se propague una epidemia de peste en los humanos en esta ciudad. El público debería mejorar su conciencia y capacidad de autoprotección, y reportar condiciones de salud anormales de inmediato”, dijo la autoridad de salud local, según el periódico China Daily.

También se señaló en Mongolia el caso sospechoso de un joven de 15 años quien al parecer comenzó a desarrollar signos de peste bubónica luego de comer una marmota cruda que había sido cazada por un perro. Otros dos casos fueron confirmados de dos jóvenes que, al parecer, también consumieron carne de marmota. Alrededor de 146 personas que estuvieron en contacto con los dos hombres están en cuarentena.

De no ser tratada, la tasa de mortalidad es de aproximadamente 30 a 60 por ciento, pero los antibióticos actuales resultan efectivos contra la bacteria si hay un diagnóstico precoz.

¿Qué es la plaga bubónica? A menudo conocida como la Peste Negra en la Edad Media, la peste bubónica es una enfermedad altamente infecciosa y a menudo mortal, transmitida principalmente por roedores.

Específicamente, es causada por una bacteria llamada Yersinia pestis que se transmite de los roedores a los humanos por las pulgas y se transmite a través del contacto humano.
Se presentan tres variedades: bubónica, neumónica y septicémica. La variedad más común es bubónica, con síntomas que incluyen ‘bubones’ (ganglios linfáticos inflamados que supuran pus y sangre), fiebre y vómitos de sangre.

Uno de los brotes más grandes ocurrió en el siglo XIV y sigue siendo uno de los más devastadores en la historia humana. Más de 50 millones de personas perdieron la vida entre 1347 y 1351, aproximadamente la mitad de la población de Europa y Asia en ese momento. Los historiadores han notado que la gente podría estar bien en el desayuno y repentinamente muerta en la cena.

Según la Organización Mundial de la Salud, la plaga se encuentra en todos los continentes, excepto Oceanía, pero los tres países más endémicos en este momento son la República Democrática del Congo, Madagascar y Perú.