Saltar al contenido
La Hora Muerta Empieza

Antártida: LAS CATARATAS DE SANGRE, el fenómeno que impresionó a los científicos

15 noviembre, 2020

La catarata de sangre de la Antártida ¿Cuál es el misterio detrás de este fenómeno natural? Este fenómeno resulta ser un espectáculo extraño que no está fuera de lugar en una película de terror o ciencia ficción: un líquido rojizo se filtra desde el costado del glaciar Taylor en la Antártida.

Blood Falls, como se conoce el fenómeno, ha fascinado a los científicos desde que Griffith Taylor, un geólogo de la expedición antártica del capitán Robert F. Scott, lo descubrió hace un siglo.

Ahora tratando de saber el motivo de este increíble fenómeno, mediante el uso de un radar los científicos establecieron que, hace cinco millones de años, los niveles del mar crecieron, inundaron el este de la Antártida y crearon un lago de agua salada. Tiempo después se formaron los glaciares por encima de este lago, por lo que quedó separado del resto del continente.

Mientras los glaciares encima del lago comenzaron a congelarse, el agua debajo se hizo cada vez más salada. En la actualidad, el contenido del lago subglacial que alimenta a las cataratas es tres veces más salado que el agua marina. Eso hace posible que mantenga su temperatura.

La verdad del fenómeno

Cuando Taylor descubrió por primera vez Blood Falls, supuso que las algas rojas causaban la coloración. Ahora los científicos saben que la “sangre” es un líquido salado rico en hierro que se filtra desde un lago debajo del glaciar. Cuando el líquido llega a la superficie, se oxida, dando como resultado un color oxidado. 

El líquido viaja a través de una red de grietas presurizadas y entra en el hielo hasta que llega a la superficie. El agua libera calor cuando se congela. Ese calor calienta el hielo circundante más frío y debido a que el agua salada tiene una temperatura de congelación más baja que el agua dulce, el líquido puede fluir a través del hielo.

Todo un ecosistema vive debajo del glaciar Taylor, según los científicos. En un hábitat sin oxígeno ni luz solar, microbios únicos, por ejemplo, han evolucionado con el tiempo para vivir de compuestos de azufre y hierro.

Con esta imagen se puede entender mejor como se produce este fenómeno