Saltar al contenido
La Hora Muerta Empieza

Cadáveres atrapados en el hielo salen a la superficie por el calentamiento global

14 noviembre, 2020

El derretimiento que se vienen dando con los glaciares, eso como consecuencia del calentamiento global ha destapado en los últimos tiempos en Suiza, cuerpos atrapados durante años en el hielo en una zona en la que unas 280 personas han desaparecido sin dejar rastro alguno desde muchos años atrás.

Los cuerpos perfectamente conservados de una pareja que desapareció hace 75 años fueron “escupidos” por un glaciar en retirada en Suiza

Funeral de Marcelin y Francine Dumoulin en Savièse, Suiza

Marcelin y Francine Dumoulin, un zapatero de 40 años y su esposa Francine, maestra de 37 años, habían salido de excursión durante la noche para alimentar a su ganado en un prado sobre Chandolin en el cantón de Valais el 15 de agosto de 1942, pero nunca regresaron.

botella encontrada cerca de los restos de una pareja que se encuentran preservados en un glaciar en retroceso, cerca de Les Diablerets, Suiza. Fotografía: AFP / Getty Images

La policía cantonal dijo que dos cuerpos con sus documentos de identidad fueron descubiertos por un trabajador en el glaciar Tsanfleuron cerca de un remonte sobre el complejo de Les Diablerets a una altitud de 2.615 metros (8.600 pies). Los restos quedaron parcialmente sumergidos en un agujero en el hielo.

Los cuerpos yacían uno cerca del otro. Eran un hombre y una mujer con ropa que databa del período de la Segunda Guerra Mundial

Estaban perfectamente conservados en el glaciar y sus pertenencias estaban intactas.

“Cada año perdemos un metro o medio metro de hielo”, dijo Tschannen. “Hace ochenta años, este glaciar era mucho más grande de lo que es ahora”.

Y no hace mucho también dos escaladores que se retiraban de un ascenso abortado vieron una mano y dos zapatos que sobresalían del glaciar Hohlaub.

Los rescatistas pasaron dos horas liberando el cuerpo momificado con picahielos y sus propias manos, recuperando también un reloj de pulsera de plata y un anillo. Un helicóptero transportó los restos a Berna, donde los expertos forenses compararon el ADN con el de un ciudadano alemán, nacido en 1943, que había desaparecido en una caminata el 11 de agosto de 1987.

Un rescatista dijo que el hombre había usado zapatos “inadecuados” para caminar sobre hielo, lo que sugiere que pudo haberse resbalado después de caminar unos metros hacia el glaciar y caer por una grieta. Ambos pies se habían desprendido del cuerpo, lo que indica la fuerza de la caída.

Otro caso similiar

El glaciar alpino Aletsch, también en el cantón de Valais, devolvió en 2012 los cadáveres de los hermanos Johann, Cletus y Fidelis Ebener, de quienes no se tenía noticia desde marzo de 1926, cuando partieron para realizar una expedición en el glaciar. Dos montañeros británicos que recorrían la zona en verano se toparon con restos humanos, botas y equipamiento de montaña, un descubrimiento que resolvió una desaparición ocurrida casi 90 años antes.