De acuerdo a un estudio, estas 8 inesperadas acciones disminuyen tu coeficiente intelectual

90 Compartir

Muchas personas tratan de mantener una mente alerta aprendiendo nuevas cosas o llevando a cabo pasatiempos comunes como armar rompecabezas, sin embargo, hay algunas acciones que probablemente hacemos con regularidad y que sin siquiera notarlo están reduciendo tu coeficiente intelectual.

Los estudios realizados hallaron que los siguientes hábitos pueden arruinar tus funciones cognitivas:

1.       UNA DIETA GRASOSA: Una dieta alta en grasas saturadas puede dificultar el funcionamiento de nuestro cerebro y reducir nuestro CI. Se ha demostrado que las dietas grasosas pueden afectar nuestra capacidad cognitiva, reducir nuestros tiempos de reacción, dañar nuestra memoria e incluso causar sentimientos de depresión. La grasa saturada que se encuentra en la carne procesada, pasteles y galletas es la peor. De acuerdo al estudio de la Universidad de Montreal, una dieta alta en grasas también puede afectar nuestro estado de ánimo y puede incluso ser adictivo. Recuerda esto cuando estés saboreando tu tercera porción de jugosa pizza.

2.       MULTITAREA: Earl Milles es un neurocientífico del Instituto de Tecnología de Massachusetts, quién se especializa en el área de multitareas y la atención dividida. Él advierte que “El cerebro no está conectado a la multitarea. Cuando las personas piensan que realizan múltiples actividades, en realidad están cambiando de una tarea a otra muy rápido, y cada vez que lo hacen, hay un costo cognitivo”. Se indica que con tan solo realizar una tarea “multitasking” (multitarea) se puede reducir hasta 10 puntos de nuestro CI y es que nuestros lóbulos frontales solo pueden lidiar con cierta cantidad de información a la vez. Es como abrir demasiadas pestañas en tu navegador y como consecuencia la computadora se vuelve muy lenta o se congela.

3.       “GOOGLEAR” TODO: Ser capaces de buscar información en Google siempre que la necesitemos puede estar teniendo un efecto en nuestra memoria y habilidades cognitivas. Cuando no podemos recordar algo, en lugar de pensar mucho hasta encontrar la respuesta, solo le preguntamos a Google. Microsoft indica que nuestra capacidad de atención ha sufrido, cayendo de un promedio de 12 segundos hace 15 años, a ocho en la actualidad.

4.       REALITIES DE TV: De acuerdo, este quizás no es tan inesperado, pero de acuerdo a un estudio austríaco, se confirmó algo que hace mucho sospechábamos: La televisión está afectando nuestra capacidad cognitiva, al menos algunos reality shows. En el estudio, a algunos participantes se les mostró un reality show falso sobre un famoso deportista. Después de ver el espectáculo, recibieron una prueba de conocimiento general. Aquellos que vieron el programa no obtuvieron tan buenos resultados como los participantes que no vieron el reality.

5.       SUEÑO INTERRUMPIDO: Los estudios sobre hámsters han demostrado que la interrupción de los patrones de sueño pueden afectar nuestros patrones de energía diurnos y nocturnos. Los efectos pueden durar hasta un mes y afectan el aprendizaje y la función cognitiva. Trata de cumplir con una rutina regular, ya que además pueden aumentar tus niveles de estrés.

6.       ESTRÉS: Tener un horario muy copado y sentirte estresado todo el tiempo, puede tener un efecto negativo en la salud en general y la función cerebral. Cuando estamos estresados, nuestro cuerpo está inundado con hormonas que afectan nuestra capacidad de pensar con claridad. Brendan Kelley, un neurólogo de la Universidad Estatal de Ohio, advierte que “Los altos niveles de estrés no solo están asociados con un peor funcionamiento cerebral, sino que incluso pueden vincularse con un mayor riesgo de la enfermedad de Alzheimer”. Se ha demostrado que las técnicas de reducción de estrés como el ejercicio y la meditación, ayudan a reducir este problema al igual que sus efectos negativos.

7.       CONSUMIR MUCHA AZÚCAR: Un estudio en UCLA demostró que el consumo de azúcar durante tan solo seis semanas “ralentiza el cerebro, dificultando la memoria y el aprendizaje” se encontró que las dietas altas en azúcar afectan el funcionamiento de las células cerebrales y la capacidad cognitiva. Allen Towfigh, MD, también explica que los diabéticos tienen una mayor incidencia de demencia. Y antes de que pienses que con solo reducir la ingesta de bebidas gaseosas hará el truco, ten en cuenta que la fruta también es una fuente de azúcar. El estudio de UCLA utilizó fructuosa, un azúcar simple que se halla en las frutas, miel y verduras.

Esto no significa que comer frutas o verduras sea malo para ti, por supuesto, sino que los alimentos con alto contenido de azúcar deben consumirse con moderación y como parte de una dieta sana y equilibrada. Además, comer ácidos grasos como el omega 3, que se encuentran en el aceite de linaza y la trucha, puede proteger a tu cerebro de los daños.

8.       FUMAR: Claro está que fumar tiene muchos efectos nocivos para el organismo. Sin embargo es posible que no sepas que también puede afectar la inteligencia. Y no es un problema que seas tú el fumador, ingerir el humo, de segunda mano, también es dañino. Los niños expuestos al humo de cigarros, podrían terminar con un coeficiente intelectual más bajo de acuerdo a las investigaciones realizadas por la Universidad Central de Michigan. Así que evita estar cerca de cualquier persona cuando esté fumando para proteger el cerebro de sus efectos nocivos.

Con tantas cosas que potencialmente pueden reducir el CI, debemos tomar las medidas necesarias para mantener nuestro cerebro sano y con su completo potencial.

90 Compartir

Déjanos un comentario :)