Saltar al contenido
La Hora Muerta Empieza

Defensa personal psíquica, 3 pasos para protegerte de las maldiciones

27 junio, 2018

Es algo en lo que solo una cantidad de personas cree, pero muchos afirman que es algo real, los hechizos, el vudú y otros actos de magia.

¿Cómo podemos protegernos de posibles maldiciones? Aprender a defendernos psíquicamente es parte de volvernos espiritualmente más fuertes.

¿Crees en maldiciones? Aún si la respuesta es negativa, los expertos creen que puedes ser víctima sin siquiera notarlo. Por eso te presentamos 3 formas de protegernos de las maldiciones o de cualquier otro daño psíquico.

1.       ELEVA TU VIBRACIÓN: La oscuridad no puede dañar a aquellos cuya vibración está en la luz. Es por eso que los hechiceros se esconden en los rincones oscuros de la noche. Huelen miedo, duda y debilidad en el corazón de una persona, al igual que un depredador a una presa herida.

Es esta vibración baja dentro de nosotros la que da el poder a las fuerzas oscuras desde el exterior. Nuestro aura es la protección contra influencias invisibles, cuando tienes debilidades al sintonizar con la ira, los celos, la codicia, el egoísmo, el miedo, etc, consumes el campo de protección de tu aura, y por lo tanto, tu escudo se debilita, es en este momento cuando estás propenso a un número de ataques psíquicos y otras influencias. Para elevar tu vibración practica la compasión, vive con honestidad, sintoniza con todo lo que es amor, luz y sabiduría.

Verás que pronto tu aura será tan brillante que la más mínima negatividad que se ponga en tu camino simplemente no podrá atravesarla.

2.       TENER UNA GRAN FUERZA DE VOLUNTAD: Una maldición es una batalla de voluntad. Cuando un alfa ingresa a una tribu, controla la habitación con la influencia de su voluntad. Toma lo que quiere sin ninguna duda. Hay una fuerte presión que se siente ante una persona de voluntad fuerte que lo hace desear estar bajo sus alas. Es esta voluntad la que uno emplea en sus tácticas oscuras para influir invisiblemente en otra persona en contra de su voluntad.

Pero si tu voluntad es más fuerte que la del hechicero, entonces puedes liberarte de su influencia. Una forma de hacerlo es rechazar mentalmente esa influencia diciendo: YO SOY MÁS FUERTE QUE TÚ. Recuerda que cuando mencionamos voluntad, nos referimos al autocontrol, por lo que debes evitar las adicciones (drogas, juegos, trabajo, etc). Si te rindes ante las tentaciones, significa que no eres lo suficientemente fuerte como para evitarlas. Al tener una gran fuerza de voluntad, tendrás confianza en ti mismo y serás menos influenciado por otros.

3.       DETIENE LAS ASOCIACIONES: Trata de no asociarte en nada a cualquier tipo de magia. Al practicar y experimentar con hechizos atraes a personas como tú. No te asocies con personas negativas ni con las acciones que practican esto simplemente te pone como un blanco fácil.

Recuerda que una maldición no es duradera y declina con el paso del tiempo (a menos que se trate de una más letal). Puedes seguir estas recomendaciones no solo para protegerte sino además, para crecer espiritualmente.