Saltar al contenido
La Hora Muerta Empieza

El fin del mundo, la teoría de la Catástrofe de Toba

3 agosto, 2019

Hace unos 70,000 años, ocurrió una súper erupción masiva en lo que ahora es el lago Toba en Sumatra, Indonesia. Fue una de las explosiones volcánicas más poderosas en la historia de la Tierra.

De hecho, algunos creen que causó un invierno volcánico catastrófico que mató a la mayoría de la vida en la Tierra, reduciendo a toda la población humana a unos pocos miles de individuos.

No todos están de acuerdo con esa teoría, pero la erupción en el lago Toba es una advertencia: el potencial de devastación de un supervolcán es extraordinario.

UNA GRAN DESTRUCCIÓN

¿Podría ocurrir una súper erupción en nuestras vidas?

Según muchos, no se trata de si podría ocurrir o no, tan solo es una cuestión de cuándo.

Solo considera la caldera de Yellowstone. Ahí mismo, tienes uno de los supervolcanes inactivos más grandes del planeta, sentado sobre un “caldero” de magma, el campo volcánico más grande de América del Norte. Hace 640,000 años, estalló, arrojando 240 millas cúbicas de cenizas a la atmósfera.

Y podría volver a suceder.

Si bien los científicos dicen que no tienen motivos para creer que podría ocurrir, el año pasado la caldera se hinchó diez pulgadas. Las proyecciones indican que una erupción gigante en Yellowstone dejaría a dos tercios de los Estados Unidos sin vida, y cubriría el paisaje con capas de cenizas volcánicas de 10 pies de profundidad en un radio de 1,000 millas. Sería efectivamente “el fin” para las tres cuartas partes de los Estados Unidos.

Miles morirían solo en la erupción inicial, ya que la lava irrumpe en la atmósfera, se enfría y se convierte en piedras flameantes que vuelven a la tierra. Seguirían más muertes causadas por gases tóxicos y, más tarde, por hambruna.

Los cultivos morirían, la luz del sol se atenuaría y, para muchos, la vida tal como la conocen tomaría un significado completamente diferente.

“Los cielos de Europa se tornarían rojos …”

¿Al final coincidiría con los efectos, a escala global, teorizados en la catástrofe de Toba?

Eso es incierto.

Muchos morirían y el mundo cambiaría, pero simplemente no podemos predecir las verdaderas consecuencias de tal evento.

Podríamos observar otras erupciones catastróficas de volcanes, como la del Monte Tambora, Indonesia, en 1815. El año siguiente, 1816, fue conocido como el “año sin verano”.
Incluso dicho evento palidecería en comparación con la erupción de un supervolcán.

Yellowstone, por supuesto, ha experimentado erupciones menores no explosivas a lo largo de su historia, y la última ocurrió hace unos 70,000 años. Entonces, incluso si estallara, no se sabe (en este momento) cuán catastrófico sería realmente.

Pero no es el único supervolcán del planeta, y solo se necesita uno para imaginarnos el fin del mundo.

OPORTUNIDADES CATASTRÓFICAS

El Dr. Clive Oppenheimer, del Departamento de Geografía de la Universidad de Cambridge, cree que, en el futuro, una erupción tan devastadora, o cualquier otra catástrofe, podría ser beneficiosa para la humanidad a largo plazo

¿Son estas catástrofes una forma de oportunidades? A menudo suponemos que los mayores saltos del hombre son en tiempos de calma, pero tal vez el hombre ha dado los mayores saltos cognitivos en tiempos de crisis y catástrofe”.
Es un pensamiento interesante, y probablemente cierto. Como dicen, “El descontento es el primer paso en el progreso de un hombre o una nación”. Cuanto peor se pone, cuanto más difícil es el viaje, más nos esforzamos por mejorar y continuar.

Solo pensar en todas las dificultades y la devastación que ha sufrido la especie humana, es realmente asombroso lo que podemos sobrevivir.