Saltar al contenido
La Hora Muerta Empieza

El GEMIDO DE LAS TORTUGAS teniendo SEXO fue utilizado como efecto de sonido en Game Of Thrones

7 junio, 2019

Cuando escuches los rugidos característicos de los tres Dragones en “Game of Thrones”, Los menos que esperarías sería escuchar a una tortuga teniendo sexo. Y, sin embargo, según la diseñadora de sonido de la serie Paula Fairfield , los gritos de apareamiento de las tortugas gigantes se encuentran entre las muchas muestras de sonido que utilizó para dar voz a las grandes bestias aladas del programa.

En una entrevista de 2017 con RadioLab , Fairfield explicó cómo creaba los sonidos de los dragones moviéndose, rugiendo y comunicándose con otros personajes mediante la combinación de varios ruidos de animales, incluyendo pájaros y reptiles, aleteo de alas de libélulas e incluso silbidos nasales de su propio perro. Escuche atentamente la forma en que Drogon ronronea en compañía de sus amigos, e incluso puede escuchar un sonido que desearía no haber escuchado: el gemido de apareamiento de una tortuga macho gigante.

En primer lugar, sí, las tortugas gimen mientras se aparean . Los machos, sobre todo, son ruidosos; James Gibbs, biólogo conservacionista de la Facultad de Ciencias Ambientales y Forestales de la Universidad SUNY en Syracuse, Nueva York, dijo: Es incómodo y un poco divertido de ver, pero una tortuga gigante probablemente diría lo mismo acerca de tus rituales de apareamiento. Mencionó 🙂

Tortuga apareándose y el sonido que produce utilizado para los dragones de GOT

Entonces, ¿por qué Fairfield se dirigió a este rincón íntimo del paisaje sonoro reptiliano para su trabajo de dragón? , Le dijo a RadioLab que se trata de imbuir a cada uno de los tres miembros del elenco del programa con personalidades distintas. Drogon, por ejemplo, es el claro favorito de Daenerys. Es el más ruidoso de los tres, y sin embargo, el que Daenerys prefiere montar mientras vuela sobre Westeros. Incluso lleva el nombre de su esposo Khal Drogo, dijo Fairfield.

Fairfield agregó que la primera vez que vio las escenas del dragón con un público más numeroso, la gente no pudo evitar reírse sin saber por qué. “Para mí, es porque [el ronroneo] tenía esa esencia, esa clase de esencia sensual y sexual”, dijo Fairfield.