Saltar al contenido
La Hora Muerta Empieza

El gran enigma de las calaveras de cristal

2 diciembre, 2018

Ha habido un creciente interés durante las últimas dos décadas acerca de los antiguos cráneos de cristal. Anna Mitchell-Hedges descubrió el cráneo de cristal más famoso, tan grande como un cráneo humano, mientras exploraba las ruinas de una ciudad maya en la Honduras británica (Belice), cuando el descubrimiento salió a la luz hubo una celebración durante días.

El cráneo descubierto por Anna Mitchell es considerada una obra maestra. Está hecho de una pieza de cristal transparente, pero la mandíbula inferior es una pieza separada y extraíble. El cráneo muestra todos los detalles de una cráneo humano normal y al parecer fue hecho sin la ayuda de herramientas de metal debido a la ausencia de rasguños típico que dejan los utensilios de dicho metal. Las pruebas de laboratorio nos indican que es imposible duplicar la calavera con equipos modernos. Algo simplemente fascinante.

Una razón para afirmar eso es que la figura se realizó cortando el cristal sin tener en cuenta el eje, algo que debería provocar la rotura del elemento, a menos que se tenga un equipo especial. Además, hay lentes ópticas dentro del cráneo que producen un fenómeno de luz particular. La luz se canaliza desde la base del cráneo hacia las cavidades oculares excavadas por un conjunto de lentes cóncavas y convexas incorporadas en el cráneo. Por lo tanto, si se coloca una fuente de luz debajo del cráneo, sus ojos parpadearán con intenso brillo.

Por supuesto hay otros ejemplares de cráneos hallados y que en la actualidad son exhibidos en museos para deleite de todo aquel que ama el misterio, sin embargo, el origen de estos maravillosos hallazgos no está claro. La datación por carbono 14 no funciona con el cristal, por lo que no existe una forma científica de datarlos, eso por parte de la ciencia, por otro lado, los psíquicos que han realizado estudios en algunos de los cráneos indican que podrían pertenecer a la poderosa civilización de la Atlántida, la cual habría existido hace aproximadamente 300,000 a 12,000 años atrás. Otros indican que los cráneos no fueron hechos en nuestro planeta.

Las opiniones se dividen con respecto al origen, pero algo que no se puede negar es el misterio que las envuelve ¿Con qué fin fueron creadas? ¿A qué civilización pertenecen? ¿Qué materiales se utilizaron para elaborarlas?