Saltar al contenido
La Hora Muerta Empieza

El horror de los niños, El parque de diversiones del Lago Shawnee

18 abril, 2020

Decides pasar un tiempo de relajo yendo a un parque de diversiones del cual escuchaste en algunas ocasiones, claro, no recuerdas si fueron buenas o malas referencias; pero ¿Qué podría ocurrir en un lugar tan inofensivo? Alistas todo lo necesario y llevas a tus pequeños sobrinos contigo, al llegar, todo parece maravilloso, te dispones a tomar el sol, mientras los pequeños se dirigen a chapotear un poco en la piscina. Sin embargo, algo no anda bien, escuchas el susurro de una niña diciendo: “Son míos ahora” y al percatarte, tus sobrinos simplemente parecen haberse desvanecido del lugar. Acabas por descubrir, que no todos los lugares destinados a niños son inofensivos, en especial, al que decidiste ir.

Un parque de atracciones abandonado en Virginia Occidental, en los Estados Unidos, tiene un pasado y una historia de desgracia y pérdidas de vida tan brutales que estos elementos macabros se fusionan con su aspecto irregular y harapiento para que sea un lugar verdaderamente inquietante. El parque de atracciones Shawnee Lake, es conocido también como el “parque de atracciones más aterrador del mundo” y uno de los lugares más embrujados de Estados Unidos ¿El motivo? Ahora te lo contamos.

En el siglo XVIII, esta parte de Estados Unidos era el hogar de la familia Clay, quienes fueron los primeros pobladores de la región. En la década de 1920, fue comprado por un hombre llamado Conley Snidow, quien decidió construir un parque de diversiones, el cual se inauguró en el año 1926 y se convirtió en una atracción popular para las familias mineras en el área, aunque cerró sus puertas en el año 1966.

Pero ¿Por qué dejó de recibir visitantes?
Según lo que se ha reportado, comenzaron a ocurrir incidentes bastantes trágicos, los cuales cobraron la vida de varios niños. Se cuenta, por ejemplo, que un día, una pequeña se encontraba jugando tranquilamente en los columpios, cuando de repente un camión que se disponía a hacer una entrega de bebidas, retrocedió por el camino donde se encontraba el juego y acabó con la vida de la menor. Pero ese no fue el único incidente con menores de edad, otro hecho cuenta como una madre dejó a su hijo en el parque durante la mañana para ir a trabajar y regresó por la tarde para llevarlo a casa, sin embargo, no lo pudo hallar por ningún lugar, con la ayuda de trabajadores del parque, continuaron la búsqueda hasta pasada las 10 de la noche, y lo hallaron, lastimosamente sin vida, su pequeño brazo se había atorado en el drenaje de la piscina y no pudo escapar.

Se indica que, en total, unos 6 niños perdieron la vida, y así, incapaz de sacudir su creciente mala reputación, el parque finalmente cerró en el año 1966. Las atracciones se volvieron desiertas, poco a poco fueron envueltas en hierbas silvestres que crecían libremente y el tiempo hizo que los lugareños olviden poco a poco los incidentes ocurridos.

Cualquiera podría pensar que la tragedia quedaría allí. Sin embargo, en el año 1985, un hombre llamado Gaylord White compró la tierra y decidió reabrir el parque para devolverle sus días de gloria. Pero la evidente energía paranormal no se haría esperar, se dice que algunos asistentes veían a una niña jugando en los columpios y luego desaparecer en la nada, mientras otros afirmaban avistar a una pequeña caminando en los alrededores con un vestido de color rosa y cubierta en sangre. Debido a la fama que tenía el lugar, el parque solo estuvo abierto por tres años y a finales de los 80, probablemente se halló la principal respuesta a la supuesta maldición que envolvía el lugar.

Al remover tierra, la familia White comenzó a descubrir herramientas nativas y antiguas puntas de flechas, ante ello, decidieron detener sus actividades y llamar a la Universidad Marshall para que los pueda ayudar, ellos por su parte convocaron a un grupo de arqueólogos para las respectivas investigaciones, y comenzaron a descubrir un buen número de cuerpos enterrados. El Parque se había construido sobre un cementerio nativo estadounidense, se dice que una de las tumbas era de una chica nativa de 14 años y se cree que falleció al dar a luz porque enterraron al bebé junto a ella. Se calculó que alrededor de 3,000 nativos americanos fueron sepultados en el lugar.

Ya sea que realmente haya fantasmas reales o no, los visitantes aseguran que son envueltos por un sentimiento innegable de tristeza, desolación y un sombrío temor que cubre como niebla en el aire. Como si el parque reuniera una cuota de miedo por cada sonrisa de un niño que alguna vez pasó por aquellas puertas oxidadas y desgastadas por el tiempo.