Saltar al contenido
La Hora Muerta Empieza

El mal que devora: 7 aterradoras leyendas del folclore nativo americano

19 julio, 2021

La antigua y aterradora tradición de los nativos americanos está poblada por horribles espíritus, brujas y monstruos con un deseo insaciable de carne humana.

Las leyendas y el folclore forman parte de todas las culturas del mundo. Y pocas son más aterradoras que las leyendas presentes en la historia y la cultura de las tribus nativas americanas. Gran parte de esta antigua tradición, que está poblada por espíritus malignos, brujas, criaturas demoníacas y monstruos, se remonta a generaciones y ha perseguido el paisaje estadounidense mucho antes de que los colonos europeos llegaran y experimentaran estos espantosos relatos por sí mismos. Contadas y compartidas oralmente, estas leyendas varían de cada ubicación geográfica, pero todas comparten el tema común de ser absolutamente aterradoras.

MIRA TAMBIÉN:

Las siguientes siete leyendas de criaturas monstruosas y espíritus ancestrales sirven como advertencias macabras para que prestemos atención a la tierra y la naturaleza que nos rodea, no sea que nosotros también evoquemos alguna de estas leyendas de pesadilla.

1.      WENDIGO:

El wendigo es la criatura más conocida y temida de la mitología nativa americana. Originario de los bosques del norte de la costa atlántica y la región de los Grandes Lagos de los Estados Unidos y Canadá, el wendigo fue contado como una advertencia contra los males del canibalismo. La leyenda habla de un espíritu maligno conjurado por cualquiera que coma carne humana. Serían transformados en una criatura esquelética de pura maldad y maldecidos con un hambre insaciable de devorar a la humanidad.

2.      YEE NAALDLOOSHII:

La mitología Yee Naaldlooshii proviene de leyendas navajos en el suroeste de Estados Unidos. Comúnmente conocida como “skinwalker”, la criatura es una bruja con la capacidad de transformarse en un animal (no muy diferente de la mitología de vampiros de Europa del Este). Por lo general, son hombres que han comenzado a estudiar las partes más oscuras del espiritualismo navajo y han renunciado a las costumbres navajo. Conocido por atacar a personas y animales, se rumorea que un rito de iniciación para aquellos que emprenden las artes oscuras es el sacrificio de sangre de un ser querido o familiar. Un skinwalker no es tan diferente a la creencia de un wendigo, pero es menos animal y más humano en sus malas acciones que el canibalismo y una necesidad insondable de alimentarse.

3.      KANONTSISTONTIES:

Pertenece a una leyenda iroquesa con un factor un poco menos espeluznante, pero aún ha arrojado una sombra inquietante sobre la tierra durante varios siglos. Según la leyenda de la tribu actual del norte del estado de Nueva York, un “KANONTSISTONTIES” o también conocido como “Cabeza voladora” expulsó a los pueblos nativos de su aldea mucho antes de que llegaran los colonos europeos. La “cabeza voladora” reclamó sus terrenos de caza y su hogar ancestral, aterrorizando a cualquiera que se acercara durante muchos años y obligándolos a reubicarse en las tierras salvajes de las Adirondacks. Según algunos, la ubicación de este desplazamiento tribal fue el lago Sacandaga (“tierra de los vidrios ondulantes” en inglés) y el nombre de la tribu en cuestión se ha perdido en la historia. Hasta el día de hoy, muchos consideran maldita la ubicación original de la tribu anónima. Peor aún, se han erigido varios hoteles en el sitio antiguo y muchos de ellos sufrieron ruina financiera o incluso física, lo que se cree que es el resultado de que las cabezas voladoras todavía reclaman la tierra.

4.      CAMAZOTZ:

La mitología del pueblo maya en la actual Centroamérica es vasta y, a veces, desconcertante para el investigador novato. Pero una creencia, no muy diferente de nuestra propia percepción de esta criatura de la noche, está en el Camazotz, un dios murciélago de la noche, la muerte y el sacrificio. Los Camazotz aparecen en varias leyendas, la mayoría de las veces asociados con el sotobosque conocido como Xibalba. A veces servían como guerreros, mensajeros y pruebas para aquellos que buscaban explorar la vida después de la muerte. Los murciélagos son criaturas espeluznantes por naturaleza, y las historias de las deidades de los murciélagos que custodiaban los reinos del inframundo eran una fuente de terror y respeto en la cultura maya.

5.      MISHIPESHU:

El Mishipeshu o la “pantera submarina” es una figura prominente en la mitología de las tribus ubicadas alrededor de los Grandes Lagos. La imagen de la criatura es aterradora: un gato grande con escamas y púas a lo largo de su cuerpo. O, para algunos, una serpiente escamosa feroz. Muchas tribus creían que esta criatura residía en una isla en medio del actual Lago Superior. Uno de los orígenes de la leyenda es que la criatura guardaba ricos depósitos de cobre en el lago de un grupo antiguo y anónimo de personas que buscaban cosecharlo (la evidencia arqueológica muestra intentos de extraer cobre del área desde tiempos antiguos). Durante una fiebre del cobre en la década de 1840, muchos barcos fueron víctimas de hundimientos en el lago que se cree que fue obra de este extraño guardián, manteniendo sus tesoros a salvo. Un sacerdote jesuita incluso afirmó una vez que la criatura lo atacó cuando intentó sacar cobre del lago. ¿Es este el antiguo guardián de los bienes de la tierra? O tal vez, como muchas criaturas parecidas a dragones, está protegiendo su tesoro de posibles ladrones.

6.      HESTOVATOHKEO’O:

También conocido como “dos caras” es una criatura que proviene de las historias de las tribus de las llanuras que creían en una criatura espantosa con un rostro humano en el frente y un rostro mucho más malévolo en la parte posterior de la cabeza. Aunque algunos lo describieron como una criatura parecida a un ogro, muchas tradiciones lo ven como una entidad muy humana. Al igual que Medusa, se creía que el contacto visual con la segunda cara haría que la víctima muriera al verla. Algunas tribus creían que solo los hombres podían volverse de dos caras, mientras que otras creían que solo las mujeres podían poseer esta monstruosa desfiguración. A menudo se culpaba a dicho ser de asesinatos, mutilaciones y secuestros y, a menudo, elegían a los niños como víctimas.

7.      TAH-TAH-KLE’-AH:

Se creía que se trataba de una raza de híbridos búho-mujer que se escondían en cuevas durante el día y cazaban humanos por la noche, canibalizándolos. Y aunque se alimentaban de otras criaturas que habitaban en el bosque, como ratas y serpientes, se creía que preferían la carne de los niños. Según la leyenda, fue de las mujeres búho de donde nació el búho del bosque después de que se ahogó y le arrancó un ojo. Desde entonces, los búhos se han convertido en un símbolo de muerte y mala suerte en muchas tribus nativas de todo el país.