Saltar al contenido
La Hora Muerta Empieza

Está lloviendo diamantes en Neptuno y Urano

4 julio, 2020

Además de ser uno de los cuerpos más duros, es también la más preciada de las piedras preciosas, un lujo que, por supuesto, no todos pueden tener, pero que ahora mismo cae como lluvia en Neptuno y Urano ¿Suena poco creíble? No según un nuevo estudio realizado por Helmholtz-Zentrum Dresden-Rossendorf (HZDR), una organización de investigación alemana, que desarrolló una forma de analizar la mezcla de gases de hidrocarburos que envuelve estos planetas y descubrió que “pueden producir una especie de lluvia de diamantes “.

Según el estudio, publicado en la revista Nature Communications:

“Los investigadores observaron que, en un estado de materia cálida y densa, lo que antes era plástico produce diamantes. La alta presión puede dividir el hidrocarburo en carbono e hidrógeno. Los átomos de carbono que se liberan se compactan en estructuras de diamante. En el caso de planetas como Neptuno y Urano, esto significa que la formación de diamantes en su interior puede desencadenar una fuente de energía adicional. Los diamantes son más pesados ​​que la materia que los rodea y lentamente se hunden hasta el núcleo del planeta en una especie de lluvia de diamantes “.

Entonces ¿Si pudiéramos hacer un viaje a esos planetas podrías recolectar fácilmente esta piedra preciosa? Pues según los investigadores, no es tanto así. Por un lado, estos son gigantes de hielo y la lluvia cae sobre sus núcleos, que están a 10,000 km (6,200 millas) de profundidad debajo de capas de hidrógeno, helio, hidrocarburos, posiblemente nitrógeno y helados de agua, amoníaco y metano. Es ese metano el que forma los diamantes a medida que la presión lo calienta mientras lo separa en carbono e hidrógeno. Y, si bien el estudio garantiza que este carbono está en forma de diamantes, no dicen qué tan grandes son ni cuáles son los totales diarios de lluvia, aunque algunos creen que la información en sí se está escondiendo.

Siendo científicos típicos, están más entusiasmados con el nuevo proceso para estudiar los exoplanetas de gas que con el resultado final de las lluvias de diamantes. Es por eso que necesitamos investigación y desarrollo. Hay pocas cosas tan motivadoras como la avaricia, por lo que este descubrimiento algún día podría impulsar el desarrollo de grandes naves mineras de larga distancia en operaciones que imitan tanto la ciencia ficción como la era del descubrimiento y explotación de recursos en la Tierra.