Saltar al contenido
La Hora Muerta Empieza

Están apareciendo de la nada CRÁTERES en Siberia. ¿Qué está pasando?

4 diciembre, 2020

Aparecieron repentinamente enormes agujeros en el permafrost; los científicos no están seguros de cómo se formó exactamente el enorme agujero, que es al menos el noveno descubierto en la región desde 2013. Las teorías iniciales surgieron cuando se descubrió el primer cráter cerca de un campo de petróleo y gas en la península de Yamal en el noroeste de Siberia. Alrededor del borde del cráter, la tierra es un revoltijo gris desgarrado de hielo. Las raíces de las plantas recién expuestas muestran signos de quemaduras, el cual nos da una idea de cuán violento se materializó este agujero en medio del Ártico siberiano.

Desde el aire se observa las capas de la tierra y roca expuestas que destaca contra la llanura verde y los lagos oscuros que la rodean. Si bien los científicos ahora creen que el agujero gigante está relacionado con una acumulación explosiva de gas metano, que podría ser un resultado inquietante del calentamiento de las temperaturas en la región, todavía hay muchas cosas que los investigadores no saben.

Fotografía de la expedición al nuevo cráter hallado en agosto del 2020. Crédito: Evgeny Chuvilin

Exactamente qué está causando que aparezcan estos enormes agujeros en el permafrost? y Cuán repentinamente se forman?

Estas son las preguntas más frecuentes a raíz de estos acontecimientos. También surgen cuestionamientos sobre lo que significan para el futuro del Ártico, para muchos de los científicos que hacen estudios en el Ártico, son una señal inquietante de que este paisaje frío y en gran parte despoblado del norte de nuestro planeta está experimentando algunos cambios radicales .

En este momento, no existe una teoría única aceptada sobre cómo se forman estos complejos fenómenos. Es posible que se hayan estado formando durante años, pero es difícil estimar el número. Dado que los cráteres suelen aparecer en áreas deshabitadas y en gran parte vírgenes del Ártico, a menudo no hay nadie que los vea e informe.

dijo Evgeny Chuvilin, científico investigador principal del Centro para la Recuperación de Hidrocarburos del Instituto de Ciencia y Tecnología de Skolkovo, quien visitó el sitio del cráter más nuevo para estudiar. sus características.

Chuvilin y su equipo son algunos de los pocos científicos que han estado dentro de uno de estos cráteres para investigar cómo se formó y de dónde proviene el gas que los causa.

Los científicos tomaron muestras de suelo y hielo de permafrost del borde de un agujero, conocido como el cráter Erkuta. Los investigadores realizaron observaciones con drones seis meses después.

“El problema principal con estos cráteres es cuán increíblemente rápidos, geológicamente, se forman y cuán efímeros son antes de convertirse en lagos”, dijo Chuvilin. “Encontrar uno en el Ártico remoto es siempre un golpe de suerte para los científicos”.

El cráter Yamal fue el primero de estos enormes agujeros que se descubrió en la región. Se vio por primera vez en 2013.

El estudio mostró que los gases, principalmente metano, pueden aglomerarse en las capas superiores del permafrost a partir de múltiples fuentes, tanto de las capas profundas de la Tierra como más cercanas a la superficie. La aglomeración de estos gases puede crear una presión lo suficientemente fuerte como para atravesar las capas superiores de suelo congelado, esparciendo tierra y rocas y creando el cráter.

Mencionan que los estudios de este problema de cráteres se encuentran en una etapa muy temprana, y cada nuevo cráter conduce a nuevas investigaciones y descubrimientos. Con el cráter Erkuta, los científicos sugirió que se formó en un lago seco que probablemente tenía algo llamado talik debajo del lago, una zona de suelos no congelados que comenzaron a congelarse gradualmente después de que el lago se había secado, acumulando el estrés que fue finalmente liberado en una explosión, un tipo de volcán de hielo.

Los investigadores encontraron que los cráteres compartían algunas características similares:

  1. En particular un montículo de 2 a 6 metros de altura que se formó antes de la explosión.
  2. Los cráteres se encontraban ubicados en pendientes suaves y tenían una parte inferior cilíndrica, con un diámetro de apertura de entre 20 y 25 metros de ancho.
  3. Todas las explosiones expulsaron hielo del suelo.

Leibman creía que los cráteres probablemente sean exclusivos de esta área del Ártico porque pocas otras áreas comparten las características que ella cree que son necesarias para que se formen los agujeros. Ninguna de estas características ha sido descubierta o reportada en el Ártico de Alaska o Canadá, según Susan Natali, directora del programa del Ártico en el Centro de Investigación del Clima de Woodwell.

Leibman dijo que su equipo ha realizado pruebas de laboratorio con el metano de algunos de los cráteres y no cree que el gas provenga de las profundidades del suelo. “Es difícil excluir los extremos de temperatura del aire porque el primer conjunto de cráteres apareció después del verano extremo de 2012, el otro después del extremo de 2016 y el más nuevo después del extremo de 2020. Nada intermedio”, agregó.

“Los cráteres son un indicador muy impactante de lo que está sucediendo en el Ártico más ampliamente”, dice Natali. “Cuando miras los cambios que están sucediendo en este paisaje, algunos están ocurriendo gradualmente y otros abruptamente. Muy pocos están ocurriendo de forma explosiva, pero llama la atención sobre cómo todos estos cambios contribuyen a los gases de efecto invernadero en la atmósfera “.

Si bien el misterio de los cráteres de Yamal aún no están resuelto por completo, lo desconcertante de mucha de las resolutivas propuestas de respuestas hasta ahora sugiere que quizás deberíamos observarlos con atención en el futuro.