Saltar al contenido
La Hora Muerta Empieza

Funcionario cuenta la verdad: “Lo encontrado en Roswell es de origen extraterrestre y lo ocultaron”

29 diciembre, 2020

El Mayor Jesse Marshall, que estaba a cargo de las investigaciones en el lugar, denuncia una conspiración para encubrir la verdad por parte del ejército estadounidense.

Jesse Marshall, un funcionario estadounidense que fue responsable de las inspecciones in situ y examinó los famosos escombros en Roswell, Nuevo México en 1947, registra que encontró  “escombros indestructibles no construidos por manos humanas”  en su diario personal que se reveló por primera vez.

El funcionario trabajó en la Oficina de Información del Escuadrón de Bombarderos 509 en la Base de la Fuerza Aérea de Roswell y estuvo a cargo de investigar el famoso accidente de 1947. Sus nietos en una publicación reciente, escriben que  “los escombros no fueron hechos por manos humanas”  y que se podían distinguir símbolos incomprensibles grabados en ellos, a los que califican de “extraterrestres”.

“El Mayor Marshall estaba siguiendo discretamente las órdenes de arriba, pero en su entorno familiar siempre afirmó que se había armado una conspiración de ocultamiento de la realidad” Empecemos por el principio. El 8 de julio de 1947, se encontraron restos de aviones en un rancho cerca de Roswell. El investigador Jesse Marshall dijo desde el principio que los restos eran “no identificados” (OVNI), lo que generó un gran interés en los medios. El mismo día, el comandante militar de la 8ª Fuerza Aérea de Estados Unidos declaró que en realidad se trataban de los restos de un globo meteorológico.

Jesse Marshall

El caso fue olvidado durante casi 30 años, hasta 1978 cuando Stanton T. Friedman, un investigador y apasionado de los ovnis, entrevistó al mayor Jesse Marshall, quien había estado en silencio durante 30 años por órdenes superiores.

Marshall le dejó en claro a Friedman que  “el ejército había disfrazado la recuperación de una nave alienígena”. Su historia luego se extendió de inmediato a los círculos ovni , a través de un documental sobre ovnis de esa época. En febrero de 1980, el popular periódico The National Enquirer realizó su propia entrevista con Marshall, haciendo del incidente de Roswell un tema de primera plana a nivel internacional.

Se empezaron a abrir bocas, se agregaron testimonios, como el del contratista local de funerales que habló de  “autopsias a extrañas criaturas  . ”

En 1997, el Pentágono se vio obligado a volver a investigar por orden del Congreso, que concluyó que los restos no eran de un globo meteorológico, sino parte de un programa secreto llamado “Proyecto Mogul”. En cuanto a las autopsias de seres extraterrestres, la investigación respondió que probablemente fueron “ recuerdos perturbados de la recuperación de maniquíes antropomórficos quemados”.

General Ramey

El Mayor Marshall murió en junio de 1986 y sus nietos dicen que hasta su muerte argumentó firmemente que los restos eran de un platillo volante . Como suele decir el mayor,  “fue obligado por el Ejército a guardar silencio y por ser un alto funcionario siguió las órdenes de arriba, pero en su familia siempre afirmó que se había puesto en marcha una conspiración de ocultamiento de la realidad”.

El diario de Marshall pasó de su hijo a sus nietos y ahora al investigador de la CIA Ben Smith, quien ha estado descifrando un código secreto que parece estar en los diarios, entre el uso de palabras y las pausas. utilizado por Jesse Marshall.

“Nuestro abuelo no se engañaba ni estaba loco. Estuvo a cargo de la Oficina de Información para el programa de bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial ”. sus nietos declaran frente a la lente de History Channel.