Saltar al contenido
La Hora Muerta Empieza

Gárgolas reales: Avistamientos de grotescos demonios y humanoides voladores

13 octubre, 2020

¿Son las gárgolas reales? Bueno, por supuesto que lo son, al menos según su definición ordinaria, las gárgolas no son más que simples estructuras que botan chorros de agua con diseños elaborados y grotescos. Sobresalen de los techos y los lados de los edificios, a menudo catedrales e iglesias, para evitar que el agua de lluvia corra por sus paredes. Sin embargo, la pregunta sigue siendo: ¿Existen gárgolas más allá de las paredes de esos edificios antiguos? ¿Existen tales criaturas deambulando en el mundo?

Lo creas o no, muchos han informado de avistamientos de supuestas gárgolas voladoras a lo largo de los años, criaturas aladas parecidas a demonios con caras alargadas y grotescas y, a veces, pezuñas. Quizás las gárgolas sean, de hecho, reales. Las historias que encontrarás a continuación pueden probar su existencia, o al menos abrir la posibilidad.

EL DEMONIO DE JERSEY

Echemos un vistazo rápido a uno de los demonios alados legendarios más famosos que se dice que existen en los Estados Unidos: el diablo de Jersey. Lo mencionamos porque, como podrás ver en el bosquejo debajo, tiene un parecido sorprendente con una gárgola: con alas grandes, pezuñas y una cara demoníaca alargada. El diablo de Jersey se considera una especie de leyenda urbana. Como tal, tiene al menos algunos relatos de origen conocidos. Un fragmento del folclore local habla de una mujer conocida como Madre Leeds, que en el siglo XVIII tuvo doce hijos. Sin embargo, cuando estaba a punto de tener a su decimotercer hijo, lo maldijo, diciendo que sería el diablo. Se podría decir que estaba cansada de tener hijos.

Cuando finalmente nació el niño, al principio parecía perfectamente normal. Pero la maldición, desafortunadamente, funcionó; poco después, el niño se transformó en una criatura demoníaca con alas correosas, cascos y una cola bifurcada. Voló por la chimenea y huyó al cercano Pine Barrens, donde acecha hasta el día de hoy. Desde entonces, se han reportado muchos avistamientos del diablo alado en Nueva Jersey.

LA FOTO GALLOWAY

En el año 2015, apareció una imagen en redes sociales cuando un hombre del municipio de “Little Egg Harbor” afirmó haberse encontrado con una extraña criatura alada en Galloway, Nueva Jersey. Iba conduciendo a casa desde el trabajo cuando notó “lo que pensó que era una llama entrando y saliendo de los árboles que bordeaban la carretera”.

Sorprendentemente, sin embargo, a esa “llama” le brotaron alas y se elevó al cielo antes de desaparecer por completo. Se las arregló para capturar una foto extraña con su celular la cual muestra una figura oscura con forma de cabra, con dos cuernos y lo que pueden ser alas. Las copas de los árboles aparecen en el fondo.

Compartió la foto y su historia en un correo electrónico a NJ.com, donde apareció por primera vez y juró que no era falso. En el año 1999, apareció otra foto en Facebook de lo que algunos afirmaron era la imagen de un demonio. Fue tomada en Arizona, y aunque a primera vista definitivamente puedes distinguir la forma de un gran demonio alado, muchos creen que esto es solo una imagen borrosa de una palmera o alguna otra pareidolia.

UNA GÁRGOLA EN ESPAÑA

El 2017, apareció una historia en España sobre el avistamiento de una criatura que lucía “como una gárgola”. “Crytozoology News” entrevistó al testigo, Alex Nasirc, quien afirmó que una noche de septiembre del 2010 fue despertado por lo que dijo vagamente “parecía un perro con alas”. El avistamiento ocurrió a la una de la madrugada en Santa María del Águila, localidad española de la provincia de Almería. Oyó un ruido extraño y estremecedor fuera de su ventana abierta que sonaba como a una mujer lanzado chillidos. Miró por la ventana, solo para encontrar una extraña criatura alada que se acercaba desde varios pies de distancia, encaramada en el edificio.

Su descripción también era bastante detallada: la criatura era grande, con un “pico corto y grueso” y una cabeza “estirada”. Su cuerpo era “voluminoso” y de un color rosado, y no parecía tener patas delanteras. Sus alas eran curvas, con una envergadura de “alrededor de 2 a 3 metros”. Tenía una cola larga y delgada, y sus movimientos eran lentos y pesados, como si luchara por volar. “Casi parecía un robot”, dijo. Su encuentro no duró mucho. La criatura parecida a una gárgola despegó, volando hacia el cielo nocturno.

UN DEMONIO HUMANOIDE VOLADOR

En el año 2011, una testigo de nombre Ashley presentó su extraño encuentro al sitio web “True Ghost Tales”. Estaba caminando por una calle con su novio alrededor de las 3:00 a.m, cuando fue testigo de lo que describió como una criatura muy similar en apariencia al diablo de Jersey. Volaba muy bajo hasta el suelo, tanto que podía oír el batir de sus grandes alas. La criatura, escribió, medía aproximadamente 2 metros de alto, con un torso similar al de un “hombre con hombros anchos”. Cuando lo vio, gritó mucho. En ese momento, la criatura desapareció más allá del cableado de un poste telefónico cercano, como si simplemente se hubiera desvanecido en el aire.