Saltar al contenido
La Hora Muerta Empieza

Kim Jong Un ordena confiscar a todos los perros domésticos de la capital ante la escasez de carne

19 agosto, 2020

¿Qué harías si de repente escuchas a tu gobernante ordenar que todos los ciudadanos deben entregar a sus perros y que posiblemente serán convertidos en carne para los restaurantes? Kim Jong Un, líder de Corea del Norte, está tomando medidas enérgicas contra la propiedad de mascotas en la ciudad capital de Pyongyang, según un informe local.

Esta acción fue decidida al denunciar la tenencia de mascotas como una “decadencia” occidental y “una tendencia” contaminada “por la ideología capitalista  “, Kim ha ordenado que todos los perros sean confiscados de sus dueños, dijo una fuente anónima al periódico surcoreano Chosun Ilbo.

“La gente común cría cerdos y ganado en sus porches, pero funcionarios de alto rango y los ricoscrian perros de compañía, lo que aviva cierto resentimiento en la gente” fue lo indicado en el comunicado, agregando además que las autoridades ya han identificado hogares con perros de compañía y los están obligando a entregarlos o de lo contrario serán confiscados por la fuerza y eliminados.

Pero ¿Qué ocurrirá con los perritos confiscados? Según se indicó, algunos serán enviados a zoológicos mientras una gran mayoría serían convertidos en carne para los restaurantes ante la evidente escasez de alimentos.

Y es que Corea del Norte se enfrenta actualmente a una enorme escasez de alimentos; y para sofocar el descontento entre su pueblo, el Líder Supremo brindó el dictamen la cual ha sido descrita como brutal e inhumana alrededor del mundo.

Ante este dictamen no se han hecho esperar los comentarios de internautas indicando que ellos no aceptarían la ordenanza, pero ¿Acaso las personas en la capital de Corea del Norte tienen la opción de simplemente negarse? Es poco probable que los dueños de mascotas puedan negarse, ya que el gobierno de Kim Jong-un solo puede describirse como dictatorial. Muchas familias están molestas y no están dispuestas a renunciar a sus queridas mascotas, pero más allá de eso, sus manos están atadas y saben que al final no podrán hacer nada.