La espeluznante experiencia del hombre que fue drenado por los niños de ojos negros

147 Compartir

Lo contado, es aparentemente un encuentro real de un hombre de nombre Martin de Tecumseh, Oklahoma, con un par de seres popularmente conocidos como niños de ojos negros, en marzo del año 2011. La víctima se encontraba solo en casa cuando vivió uno de los peores encuentros de toda su vida.

Martin era un conductor de camiones y había estado en la carretera durante dos semanas por lo que esperaba pasar unos días de relajo y diversión en su hogar. Pero ocurriría todo lo contrario, en su primera noche de regreso, el hombre estaba preparándose para una maratón de películas, se preparó un gran emparedado, destapó una bebida helada y le dio “play” a la primera película. Alrededor de las 8:30 de la noche, escuchó que alguien estaba golpeando su puerta, él ni siquiera se molestó en preguntar quién era ya que asumió que se trataba de su vecino Rex, el encargado de recibir todo tipo de encomienda mientras Martin estaba fuera de casa.

Sin embargo, cuando el hombre abrió la puerta, se dio con una desagradable sorpresa. De pie en la puerta estaban dos pequeños de aproximadamente doce años, un niño y una niña con grandes ojos enteramente negros y un aspecto escalofriante. La pequeña estaba vestida con pantalones vaqueros y un top negro de manga larga, mientras que el muchacho tenía una sudadera negra con capucha. Ambos parecían estar enfermizos y escuálidos, como si necesitaran de alimento urgente, algo que realmente les hacía falta aunque Martín no tenía idea en aquel instante.

El sorprendido dueño de casa nunca había oído hablar sobre los niños de ojos negros y lo único que hizo fue observar curioso la forma en la que lucían aquellas apariciones, mientras que ellos permanecían juntos, tomados de la mano, mirando al hombre con expresiones en sus rostros que, paradójicamente, carecían de emoción, pero emitían aires de malevolencia muy cargada.

Martín indicó que mientras hablaba la niña, indicando que no tenía hogar, además de sonar como si tuviera un esquema cuidadosamente elaborado, sintió que algo, de alguna forma le impedía cerrar la puerta, como si hubiera sido colocado en un estado de pleno control mental. La pequeña repetía: “Necesitamos comer ¿Podemos entrar?” y a partir de ese momento, hay una parte perdida en la historia, y es que la víctima indicó que no recordaba cómo es que los niños llegaron a entrar a la casa, solo recordaba ver a la pareja de pie frente a él, mientras estaba sentado en el sofá de su sala de estar. La niña solo mencionó una palabra: “Comer”.

En aquel momento, Martín se sintió repentinamente muy mal, indicó que era como “si no hubiera comido en días, muriendo de hambre” los niños por su parte, miraba fijamente a la víctima, mientras él se sentía cada vez peor, como si por dentro le estuvieran haciendo papilla, o como si estuvieran devorándolo vivo desde el interior.

Después de unos minutos, tanto la niña como el niño se giraron y se fueron aún tomados de la mano. Martín, sumamente débil, logró arrastrarse hasta su habitación, donde cayó en un sueño profundo. No se despertó hasta bien entrada la tarde del siguiente día y durante los siguientes tres o cuatro días, la abrumadora debilidad, agravada por los ataques mareos y mal sabor de boca, lo mantuvieron en cama. Pasó casi una semana antes de que finalmente se sintiera normal nuevamente y aunque no tiene idea si se trataban de los niños de ojos negros, cree que no eran humanos y que, de alguna manera, drenaron su energía.

Esta es una de esas experiencias poco conocidas, pero reportadas acerca de este inusual fenómeno, se conocen casos de personas que incluso se dice, llegaron a perder la vida, pero no suelen difundirse al público en general ¿De qué se trata todo esto en realidad?

147 Compartir

Déjanos un comentario :)