Saltar al contenido
La Hora Muerta Empieza

La extraña vida de Mike, el increíble pollo sin cabeza

10 agosto, 2020

El 10 de septiembre de 1945 comenzó como cualquier otro día en la finca de Lloyd Olsen, en Fruita, Colorado. Lloyd se dedicaba a sus quehaceres como de costumbre junto con su esposa, y una de las órdenes del día era salir a matar pollos, que luego venderían en el mercado de carne del pueblo. Atravesaron unas 50 aves ese día, Lloyd las decapitó y su esposa las limpió y guardó la carne. Una de las aves desafortunadas aquel día fue un pollo de 5 meses y medio llamado “Mike”, que fue el objetivo de la cena esa noche, y cuando el hacha golpeó la cabeza se desprendió y el cuerpo se desplomó y se estremeció como el resto, solo que esta vez algo fue diferente. Cuando Lloyd terminó de matar a las gallinas, miró a su alrededor y vio que Mike caminaba como de costumbre, no aleteando y con espasmos en su agonía, sino caminando como de costumbre e incluso tratando de picotear las semillas en el suelo, algo simplemente sorprendente. Es así como comenzaría la extraña odisea del milagroso Mike, el pollo sin cabeza que vivió en estado decapitado durante más de un año sin efectos nocivos.

Al principio Lloyd solo podía observar anonadadomientras el pájaro sin cabeza deambulaba por el patio, esperando a que finalmente cayera muerto, pero nunca pasó. En todos sus años, los Olsensnunca habían visto algo así, y era fascinante ecompletamente inquietante al mismo tiempo. A medida que pasaban las horas y Mike seguía actuando como si todavía tuviera cabeza, incluso tratando de acicalarse las plumas y emitiendo un gorgoteo, Lloyd puso al extraño pájaro en una caja y lo dejó a un lado. Pensó que el pájaro amanecería sin vida, pero al día siguiente vio que Mike seguía caminando picoteando el suelo. Lo que estaba ocurriendo parecía infringir la línea de lo razonable,pero realmente estaba ocurriendo y Lloyd estaba empezando a sentir pena por el pájaro sin cabeza por lo que decidió cuidarlo, alimentándolo con una mezcla de leche y agua a través de un gotero directamente en su garganta abierta, así como ayudarle a tragar gusanos y granos, y también limpiaba la mucosidad de la garganta del pájaro con una jeringa.

Los días pasaban y Mike seguía con vida, de hecho, parecía estar yéndole bien, tan saludable como nunca lo había estado antes, esto hizo que el granjero Olsen se pusiera a analizar la situación. Obviamente, era una rareza y una anomalía, y comenzó a tener la idea de que tal vez podría convertir la extraña condición de Mike en algún tipo de beneficio. Comenzó andando por la ciudad en su coche con la extraña ave en la parte de atrás, apostando a la gente a que tenía un pollo sin cabeza y asombrando a todos los que lo llegaron a ver. La voz comenzó a correr sobre el pollo increíble, y los periodistas comenzaron a llegar ansiosos de ver a Mike y fotografiarlo. No pasó mucho tiempo antes de que un promotor de espectáculos secundarios se enteró del increíble Mike sin cabeza y se acercó a los Olsens para que llevaran al pájaro en una gira de espectáculos junto con otras rarezas, curiosidades y fenómenos. Como eran agricultores pobres y el promotor ofrecía dinero en efectivo, los Olsensestuvieron de acuerdo y realizaron una gira relámpago por todo el país, durante la cual “Mike El Pollo Maravilla sin Cabeza” sorprendió a multitudes y fue fotografiado por famosas revistar como Time y Life.

A través de todo esto, los Olsens estaban haciendo una buena cantidad de dinero gracias a su pollo sin cabeza, algo que perduró incluso meses después. De hecho, no sería hasta 18 meses después de perder la cabeza que Mike finalmente moriría, y ni siquiera fue realmente por su falta de cabeza. Esa noche, los Olsens estaban en un hotel en Phoenix, Arizona, en un tramo de su gira de espectáculos secundarios, cuando los despertó un fuerte gorgoteo. Resultó ser Mike, asfixiándose por la mucosidad que había que limpiar regularmente o por un grano de maíz. El problema fue que, en ese momento, habían perdido la jeringa y el cuentagotas que usaban para limpiarlela garganta, y como resultado el pobre pájaro murió asfixiado. En el momento de su muerte, su condición física general fue descrita como excelente, y Lloyd Olsen dijo que era un “pollo robusto, un buen espécimen de pollo excepto por no tener cabeza”.

Mike se había vuelto muy popular, ya que había científicos que querían averiguar cómo un pollo había vivido 18 meses sin cabeza, ¿Cómo pudo ocurrir algo así? ¿Qué es lo que ocurrió realmente? Sorprendentemente, nada de esto fue un engaño, y en realidad existe una explicación científica sólida.

Probablemente no sea una sorpresa para muchos lectores que un pollo decapitado generalmente se agite e incluso corra por un tiempo, pero esto no significa que todavía esté vivo. Es más bien un disparo de neuronas que sacude el sistema motor durante un breve período de tiempo, y esto generalmente no durará más de 10 o 15 minutos antes de que la carcasa deje de moverse a medida que se agota el oxígeno residual en la columna vertebral. En el caso de Mike, la clave de su improbable supervivencia fue la forma en que el hacha le había arrancado la cabeza. Aunque le habían quitado la cabeza, Olsen había logrado pasar por alto la vena yugular y también golpeó en un ángulo tal que una gran parte del tronco encefálico había permanecido intacta y adherida, con la ventaja adicional de que se había formado un coágulo de sangre que impidió más pérdida de sangre por otros medios. Todo esto hizo que Mike no solo se salvarade perder la vida desangrado, sino que también quedó suficiente tronco cerebral que aún podía realizar funciones homeostáticas básicas como el control motor, la respiración, la frecuencia cardíaca y la digestión. Debido a esto, aunque la cabeza había desaparecido, quedaba suficiente tallo para permitir que el ave viviera más o menos como de costumbre, y es muy probable que Mike hubiera vivido una vida plena y saludable si no se hubiera asfixiado en esa habitación de hotel.

Fue una coincidencia increíblemente extraña que el hacha hubiera logrado golpear de tal manera que permitiera que esto sucediera y, de hecho, muchos intentos de personas que intentaban crear su propio Mike fracasaron. Fue una casualidad de uno en un millón, y hasta el día de hoy, “Mike, el pollo sin cabeza” ocupa un lugar en el Libro Guinness de los récords mundiales. En Fruita, Colorado, todavía recuerdan a Mike, e incluso hay un “Día de Mike, el pollo sin cabeza” anual en el tercer fin de semana de cada mayo, que es un festival que presenta una amplia gama de juegos y eventos relacionados con el pollo. La historia de Mike es ciertamente extraña y nos muestra lo bizarro que puede ser el mundo natural. Que un pollo sin cabeza pueda vivir tanto tiempo y tener una vida tan fructífera es realmente sorprendente, y probablemente seguirá siendo una rareza histórica durante algún tiempo.