Las 3 etapas del desarrollo espiritual y porqué muchos se estancan en el primer escalón

43 Compartir

El desenvolvimiento espiritual es un proceso donde nuestras almas crecen, se incrementan, se expanden y se convierten. Tener el conocimiento suficiente de nuestro desarrollo espiritual es importante para comprender nuestro propósito de existencia; porqué estamos aquí.

Si quieres saber en qué escalón se encuentran tu alma, lee la siguiente información y entérate porqué, probablemente, estás estancado en la primera parte.

Las 3 etapas del desenvolvimiento espiritual

–          1er escalón (Creencias): La mayoría de personas, si no todas, defienden sus creencias.

Un sistema de creencias se define como un grupo de principios las cuales forman las bases de la religión, la filosofía o los códigos morales. Estas creencias podrían incluir creencias mágicas, míticas, racionales, científicas, entre otras.

Una creencia mágica no hace pensar que podemos afectar nuestro mundo físico y la vida de otros a través del poder de nuestras intenciones, la cual en su mayoría es gobernada por nuestro ego.

Como tal, los shows de televisión infantil se crean a partir de ello, superhéroes que vuelan, se movilizan a la velocidad de la luz, sanan a otros e incluso reviven a los muertos.

Las modas de la nueva era nos prometen utilizar el poder de la intención y la ley de la atracción al manifestar en nuestras vidas las cosas que queremos. Mientras más fuerte es nuestra creencia, mayor es la posibilidad de hacer aparecer las cosas que queremos “mágicamente”, lo único que aparentemente necesitamos es una intención enfocada.

Sin embargo, estos esfuerzos pueden ser dignos en sí mismos, pero no pueden traernos efectos mensurables, aún no somos lo suficientemente poderosos como para afectar el mundo o el universo; esto es debido a que nuestra intención está basada en el ego.

Podemos recibir ayuda de libros metafísicos, seminarios, talleres o incluso de una religión organizada; pero aún mantenemos la creencia de que si rezamos u oramos con regularidad, o llevamos a cabo algún ritual de manera frecuente, el ser supremo será persuadido para ayudarnos. Podemos seguir manteniendo esas creencias, pero debemos recordar que no pueden cambiar nuestro nivel de conciencia actual.

–          2do escalón (Fe): La fe puede guiarnos de vuelta a nuestro viejo sistema de creencia o llevarnos a la trascendencia. El fundamentalismo que incluye todo el fenómeno “volver a nacer” es un ejemplo de espiral hacia el antiguo sistema de creencias.

A pesar de su fervor e intención, el fundamentalismo no conecta al creyente con lo que está buscando, todo porque la salvación se encuentra en la dirección opuesta. Pero cuando la fe se ejerce correctamente, somos capaces de trascender nuestras propias creencias y seremos guiados hacia el último escalón, la cual se trata de la experiencia directa.

–          3er escalón (Experiencia directa): Se trata de una conexión directa, tener el poder de involucrarnos en auténticas experiencias transpersonales. No tiene nada que ver con nuestras construcciones mentales de deidades o ángeles.

En esta etapa, nos desarrollamos más allá de nuestro yo personal, más allá de los pensamientos míticos que nos gusta oír. Esta es una habilidad aprendida que puede ser mejorada con la práctica y la inmersión en lo más profundo de nuestro ser.

Aquí ya hemos pasado nuestro viejo sistema de creencias y poseemos una conexión directa y transpersonal con los reinos sagrados que definen lo místico.

 

Y tú ¿En qué escalón crees que se encuentra tu alma?

43 Compartir

Déjanos un comentario :)