Las personas mentalmente fuertes no cometen estos 5 errores

109 Compartir

En cada área de tu vida, tus emociones juegan un papel importante. Además del impacto que tienen en tus relaciones y trabajo, determinan tu éxito o fracaso en la vida. Esta es la razón por la cual algunas personas obtienen lo que quieren de manera más fácil.

Todos deseamos encontrar el equilibrio y flujo en esta vida, algo que podemos lograr cuando sabemos cómo anclar nuestras emociones. Por supuesto, esto no requiere que agregues algo a tu vida, solo requiere que evites cometer los errores emocionales que te impiden fortalecerte mentalmente.

Aquí te traemos una lista de errores que en lo general una persona mentalmente fuerte trata de evitar. Evítalos tú también y refuerza tu mente.

1.       NO NIEGAN CÓMO SE SIENTEN: Ser mentalmente fuerte y actuar fríos son dos lados del espectro. Apropiarte de tus emociones y reconocer aquello que te causa dolor son signos de fortaleza mental. Sin embargo, cuando reprimes tus emociones indicándote a ti mismo o a otros que estás totalmente bien, solo estás actuando de manera dura.

No hay nada de malo en dejar que la gente sepa cómo te sientes porque eso es lo que estás sintiendo en ese momento. El hecho de que te sientas así no significa que estás demostrando debilidad o que tengas la intención de quedarte con esa sensación hasta el final.

Algunas veces, mostrar tu lado vulnerable es saludable, sin embargo, menospreciar tus emociones no lo es. Es solo cuando reconoces lo que sientes que puedes dejarlo pasar y seguir delante de manera más sencilla. Pero si niegas tus emociones, corres el peligro de llevar un equipaje emocional que pueda aparecer ante cualquier situación de presión.

2.       NO EVITAN LAS EMOCIONES QUE LES HACE SENTIR INCÓMODOS: En la búsqueda de la positividad, los humanos a menudo caen en la trampa de evitar sentir las emociones que les crean incomodidad. La dura verdad es que las emociones incómodas son parte integrante de toda existencia humana.

La presencia de estas emociones no significa que somos menos. Es la forma en la que las manejamos la que puede debilitarnos y quebrarnos. Nuestra mayor fortaleza no surge cuando nos sentimos cómodos, por el contrario, solo emerge cuando sentimos una necesidad extrema y es en esos tiempos cuando sabremos que poseemos una fortaleza interna que puede sostenernos en tiempos difíciles.

Enfrenta todas las emociones que encuentres incómodas porque solo al tratar con ellas encontrarás el coraje para afrontar tus miedos, una vez que lo logres tendrás más confianza y estarás más dispuesto a salir de tu zona de confort.

3.       NO BUSCAN LA FELICIDAD: En la actualidad, las personas en estos días usualmente te dirán que tienes que hacer cosas que te hagan sentir mejor y más feliz. Si bien es cierto, no hay nada de malo en hacer las cosas que pueden darle sentido a tu vida, creer que alguien o algo te puede hacer sentir feliz es otra cosa.

Cuando lo que tienes en mente es solo hacer las cosas que te hacen feliz, solo estás reconociendo el hecho de que no eres feliz contigo mismo.

Entonces, comienzas un proyecto que crees puede hacerte feliz solo para encontrar más infelicidad cuando dicho proyecto no te satisfaga como creías. No “persigas la felicidad” porque, como los sabios nos dicen, la felicidad no es el objetivo sino es en lo que nos convertimos a lo largo del camino. Recuerda que las gratificaciones instantáneas tampoco contribuyen a nuestra satisfacción a largo plazo.

4.       NO CEDEN SU PODER: Solo tú tienes el control de tus emociones y nadie más. La gente no puede querer controlarlo si es que tú no se lo permites. Del mismo modo, no puedes controlar a los demás. Incluso si hay personas que parecen ser débiles, no debes aprovecharte de ellas. Hacer algo por interés egoísta es perder tu poder.

No puedes evitar encontrarte con personas que te harán sentir mal, pero tienes la opción de cómo responderles. Si eres mentalmente fuerte, puedes manejar cualquier situación de manera apropiada.

5.       NO VIVEN EN EL PASADO: El pasado solo sirve para dos propósitos: curar viejas heridas y proporcionarte lecciones que puedes usar en tu camino. Sabes que algo no anda bien cuando vuelves al pasado y piensas en lo que podría haber pasado “si tan solo”. Tienes el momento presente donde puedes hacer bien todo aquello que pudiste haber hecho en el pasado.

Cura cada onza de emoción dolorosa que te mantiene atado a tu pasado, si es que hay alguno. Solo entonces podrás vivir tu hoy de manera más gloriosa.

Tus emociones son las manifestaciones externas de quién eres por dentro. Ser mentalmente fuerte es una habilidad que puede mejorar con la práctica constante. Cuando más aprendas a regular tus emociones, más estirarás tu “músculo mental” y así alcanzar tu máximo potencial.

109 Compartir

Déjanos un comentario :)