Saltar al contenido
La Hora Muerta Empieza

Las temibles guerreras de África Occidental: LAS AMAZONAS DE DAHOMEY

15 enero, 2021

La Historia del Reino de Dahomey abarca 300 años desde alrededor de 1600 hasta 1904 con el surgimiento del Reino de Dahomey como una potencia importante en la costa atlántica de la actual Benin hasta la conquista francesa.

Ahosi de Dahomey, ca. 1890 (Imagen de dominio público)

Las Amazonas de Dahomey, también llamadas “Ahosi”, eran un cuerpo militar de mujeres de lucha de los Fon (pueblo Dahomey) y sus vecinos los Ashanti en la actualidad Benin. Una elite de guardias reales designadas para servir en batallas bajo la dirección del rey Fon. El término ‘Amazonas’ se derivó de los observadores occidentales debido a sus similitudes en la construcción de las Amazonas en la mitología griega.

Cómo se formaron las Amazonas Dahomey

Consideradas esposas del rey y, por tanto, obligadas al celibato, las amazonas de Dahomey eran entregadas al servicio militar por sus familias debido a que sus esposos o padres informaron sobre su comportamiento, otras eran escogidas entre las más fuertes y atléticas, se decía que se nutrían de esclavas e hijas de esclavas. Precisamente por las constantes guerras con sus vecinos y la esclavitud habían diezmado a la población masculina, lo que probablemente pudiera ser el origen del nacimiento de este ejército, que estaba integrado por entre 4.000 y 6.000 mujeres.

Circularon numerosas crónicas por su fiereza y aguerrida personalidad en la sociedad europea del siglo XIX . Se dice que cortaban la cabeza de sus enemigos y que bebían su sangre. De hecho, participaban activamente, igual que los hombres, en los sacrificios humanos que se celebraban en el reino de Dahomey.

La vida como guerrera amazona de Dahomey

Estas mujeres soldados se entrenaron intensamente, a menudo en combate cuerpo a cuerpo entre ellos. Se enfatizó mucho la disciplina mientras aprendían habilidades de supervivencia. Su indiferencia por el dolor y la muerte se puso a prueba como parte del proceso de iniciación, asaltando defensas de espinas de acacia en ejercicios militares,. Las Amazonas de los siglos XVIII y XIX usaban mosquetes de chispa. También utilizaron cañones, y más tarde artillería y ametralladoras modernas. Sujetos al celibato bajo pena de muerte, no podían casarse una vez que se convirtieran en amazonas ni podían tener hijos; aunque muy pocos fueron entregados en matrimonio a respetados dignatarios del reino. Además de sus deberes militares, las amazonas también tenían ocupaciones diarias dentro de la casa real. Estas ocupaciones incluían teñir añil, tejer y vender tapetes, producción y distribución de aceite de palma, así como coser y bordar telas de algodón.

Disfrutaban de ciertos privilegios como una buena reserva de tabaco y alcohol, y residiendo en el palacio del rey después del anochecer, lo que a los hombres no se les permitió hacer. También tenían hasta 50 esclavos por soldado; los relatos decían que al salir del palacio a la comunidad exterior, los soldados generalmente tenían un esclavo frente a ellos, haciendo sonar una pequeña campana que era para alertar a las personas de que las Amazonas se acercaban y para ellas. para ceder el paso, inclinarse y desviar la mirada mientras se acercaban.

El fin de las Amazonas

El último uso importante de las amazonas se produjo en las guerras franco – dameas. Para el siglo XIX, habían pasado de una tropa de 600 mujeres a unas 6.000. Cuando el rey Béhanzin, el último rey del Dahomey fue derrocado por los franceses en la segunda guerra, estos fueron particularmente despiadados con las amazonas, ejecutando a muchas de ellas en parte porque notaron que las amazonas representaron la última resistencia a su conquista de el estado. A partir de entonces, las unidades de las Amazonas se disolvieron reflejando así su lema: “Si los soldados van a la guerra, deben conquistar o morir.”. Uno de los primeros decretos anunciados después de que Dahomey se convirtiera formalmente en colonia francesa fue que a las mujeres de Dahomey se les prohibiría servir en el ejército o portar armas.