Saltar al contenido
La Hora Muerta Empieza

Los mejores artistas cavernarios pudieron haber sido autistas

22 mayo, 2018

Si bien es cierto, se han descubierto diversos dibujos rupestres que representan diversas figuras y escenas de la vida cotidiana en la época prehistórica, pero también se ha hallado fascinante arte rupestre como las pinturas realizadas hace más de 30,000 años al sur de Francia. Esto hace que muchos estudiosos se pregunten ¿Cómo es que algunos individuos de las cavernas se convirtieron en buenos artistas sin entrenamiento o trabajos previos para copiar? Un nuevo estudio propone que estos trabajos son seguros indicios de que estos hombres eran autistas.

La Dr. Penny Spikins, del Departamento de Arqueología de la Universidad de York en Inglaterra, fue la persona que dirigió la investigación, el cual buscaba relacionar el autismo y el síndrome de Asperger con el arte prehistórico y los artistas “El enfoque detallado es lo que determina si se puede dibujar de manera realista; necesitas esto para ser un auténtico artista realista con talento. Este rasgo se encuentra muy comúnmente en personas con autismo y rara vez ocurre en personas sin él” indicó, esta conclusión lidera a algunos investigadores a adoptar la controversial postura de que el autismo no es un trastorno, sino un rasgo en todos los humanos, el cual mejora un amplio espectro de habilidades.

Además, la dra. Spikins cree que, a diferencia de los tiempos modernos, estos rasgos se consideraron especiales y que esos individuos ayudaron e influyeron en la supervivencia de los primeros humanos “Sospechamos que el temprano desarrollo del autismo heredado fue, en parte, una respuesta evolutiva a las condiciones climáticas ultra severas en el punto más álgido de la última glaciación. Sin el desarrollo de habilidades relacionadas con el autismo en algunas personas, es concebible que los humanos no hubieran logrado sobrevivir en un ambiente helado en el que encontrar alimentos requería habilidades mejoradas”.

Suena como un momento adecuado para cambiar nuestro pensamiento con respecto a las personas con autismo.