Saltar al contenido
La Hora Muerta Empieza

Los NEANDERTALES tuvieron que COMERSE unos a otros, no les quedó de otra

5 abril, 2019

La evidencia afirma que nuestros antepasados ​​antiguos se vieron obligados a convertirse en caníbales cuando el mundo empezó a calentarse haciendo muy difícil cazar animales y conseguir carne.

Los científicos analizaron los restos de seis humanos encontrados en una cueva en Francia , que fue ocupada por neandertales hace unos 100.000 años.

Se encontraron marcas de dientes neandertales en los fragmentos de hueso en el sitio que apuntan a la evidencia de que practicaban el canibalismo.

El análisis también encontró evidencia de que utilizaron instrumentos para romper sus cráneos y huesos para exponer la médula ósea y el cerebro.

También encontraron que los homínidos estaban luchando contra ataques prolongados y severos de desnutrición a partir del análisis de sus dientes, lo que le dio credibilidad a las afirmaciones del estudio.

Aquí, marcas de corte en el cráneo de un adolescente neandertal, víctima del canibalismo, encontrado en Baume Moula-Guercy en Francia.

¿Qué sucedió?

La Tierra estaba pasando de una edad de hielo a un clima mucho más cálido y los grandes animales cazados por los neandertales habrían sido los primeros en extinguirse.

Se ha debatido si el sitio era una prueba de que los neandertales hambrientos y desnutridos se cazaban y se comían unos a otros como un acto de extrema necesidad.

Ahora, los investigadores del Centro Nacional Francés para la Investigación Científica (CNRS), dicen que su investigación es la “mejor evidencia” de que los neandertales se comieron unos a otros.

“El trabajo en la cueva de Moula-Guercy nos permite por primera vez demostrar la existencia de la práctica del canibalismo por parte de los neandertales europeos”, dijo el doctor Alban Defleur, de la Université de la Méditerranée en Marsella y CNRS.

Los seis humanos, dos adultos, dos adolescentes y dos niños, fueron analizados y los expertos afirman que podría haber sido un asesinato por necesidad para alimentar a las masas.

“Las marcas de corte se extienden por el 50 por ciento de los restos humanos y se distribuyen en todo el esqueleto desde el cráneo, las mandíbulas y los huesos de la mano”, escribió el equipo.

“Las marcas de percusión son visibles en todos los cráneos, todos los huesos largos y otros huesos de adultos y niños”.

El proceso de sus compañeros consistió en desmembrarlos y despojar a sus cadáveres de toda la carne disponible.

El análisis de los huesos y dientes encontrados en la cueva muestra que los homínidos estaban luchando contra episodios prolongados y severos de desnutrición.

La evidencia de los productos químicos encontrados en estas muestras revela que tuvieron dificultades para adaptarse, ya que el mundo experimentó un rápido calentamiento en el período interglacial.

Esta no es la primera evidencia de que el canibalismo existió entre nuestros ancestros antiguos.

Huesos antiguos descubiertos en las cuevas de Goyet en Bélgica, similares carnicerías horripilantes llevadas a cabo por los neandertales hace más de 40,000 años.

Los investigadores dijeron en ese momento, en 2016, que los restos de esqueletos eran la primera evidencia conocida de canibalismo entre los grupos al norte de los Alpes.

Dijeron que los cuerpos probablemente estaban despellejados y cortados, con médula ósea extraída.

Cuatro de los huesos encontrados en este sitio indican que los neandertales incluso utilizaron los restos de sus familiares fallecidos como herramientas.

El nuevo trabajo de investigación se publica en el Journal of Archaeological Science.