Saltar al contenido
La Hora Muerta Empieza

Los TULPAS: seres que pueden cobrar vida con tu pensamiento

19 octubre, 2018

Los tulpas son “entidades” generadas enteramente en la mente, y algunos creen que los tulpas piensan por sí mismos, experimentan emociones y tienen recuerdos.

Muchos de nosotros crecimos con un amigo imaginario a nuestro lado. Tal vez aún te guste personificar a tu personaje favorito o superhéroe, pero estos compañeros generalmente no duran más allá de la infancia. Sin embargo, hay una idea antigua que gana más y más tracción en nuestro mundo moderno. Es la idea de que, si se considera y se enfoca lo suficiente, podemos crear seres verdaderamente sensibles. Se les conoce como tulpas, seres u objetos que se crean en la imaginación de alguien mediante técnicas de visualización.

La meditación , a menudo una parte integral de las religiones orientales y antiguas, se puede utilizar para aprovechar el poder del cerebro humano, un poder que va más allá de cómo usamos nuestro cerebro diariamente. La meditación se ha atribuido al poder de la levitación, las visiones del futuro, las experiencias extracorpóreas y la creación de la tulpa.

Tulpas no son lo mismo que amigos imaginarios o alucinaciones.

Los niños tienden a convocar a sus amigos imaginarios y típicamente los “controlan”. Y en su mayor parte, los niños generalmente saben que estos amigos imaginarios no son reales, aunque eso no disminuye su apego emocional a estos compañeros.

Aunque los amigos imaginarios fueron vistos en un momento como un detrimento para la salud psiquiátrica de un niño, los científicos han hecho grandes cambios : ahora, el pensamiento es que los niños con amigos imaginarios son a menudo más sociables, más creativos, pasan más tiempo riendo y sonriendo. Podría ser que el amigo imaginario ayude a un niño a aprender empatía, compartiendo e incluso cultivando habilidades.

Las alucinaciones , por otro lado, son incontrolables para quienes las experimentan. A menudo, la alucinación puede incluso ejercer el control sobre esa persona, como en el caso de que alguien con esquizofrenia describa que las alucinaciones le han instruido que dañe a otros o a ellos mismos. Y, a diferencia de los amigos imaginarios, aquellos que experimentan alucinaciones no pueden simplemente detenerlos o desaparecer. A menudo requieren medicamentos, a menudo durante toda la vida, para hacer frente a las alucinaciones y los delirios.

Entonces, ¿dónde encajan las tulpas? Como los amigos imaginarios, los tulpas son “entidades” generadas enteramente en la mente. Pero a diferencia de los amigos imaginarios, algunos creen que los tulpas piensan por sí mismos, experimentan emociones y tienen recuerdos. Los tulpas generan personalidades, deseos y curiosidades propios, bastante separados de sus anfitriones.

La exploradora francesa y budista Alexandra David-Neel escribió que los tulpas eventualmente abandonarán el cuerpo del anfitrión, como un niño deja el útero. Ella misma afirmó haber hecho un tulpa que se hizo cada vez más siniestro hasta que finalmente tuvo que ser destruido.

Entonces, ¿qué está pasando realmente? ¿Pueden nuestros pensamientos realmente cobrar vida? Y si es así, ¿cuáles son las implicaciones? Si no, ¿las personas simplemente están creando manifestaciones de su subconsciencia y luego atribuyéndolas a otro ser, similar a la teoría de la mente bicameral ?

Cómo crear un Tulpa

Antes de siquiera pensar en cómo quieres que se vea tu Tulpa, tómate un momento para pensar realmente en la personalidad de tu ser. No tienes que ser específico. A los Tulpas les gusta desarrollarse un poco por su cuenta. Algunas personas eligen omitir este paso porque quieren dejar que Tulpa crezca por sí mismo.

Decide cómo se verá tu tulpa: A muchas personas les gusta dibujar su Tulpa, o que alguien les dibuje el suyo. Antes de comenzar a dibujar, debemos describir el Tulpa con palabras:

¿Es femenino o masculino? (Femenino: calmado, atento, afectuoso, paciente. Masculino: fuerte, persistente, protector, fiel)
¿Es hombre o mujer?
¿Color de ojos? ¿Cabello? ¿Piel?
¿Es humano, animal, alienígena o un objeto?
¿Qué tipo de cuerpo tiene?
¿Qué ropa usa?
¿Qué corte de pelo tiene?

Ahora que tienes una descripción básica de tu tulpa, puedes comenzar a dibujarlo. Dibuja todo lo que puedas, su estilo de caminar, diferentes poses y expresiones faciales. Si no puedes o no quieres dibujarlo, piénsalo.

Siéntate y medita tu tulpa

Encuentra un lugar tranquilo donde nadie te moleste durante un buen rato. Ahora, siéntate y relájate. Preferiblemente, esto debe de hacerse sentado en una silla cómoda con los pies apoyados en el suelo y la espalda recta. Escucha tu respiración y concéntrate en ella mientras relajas lentamente cada parte del cuerpo.

Imagínate en un lugar de ensueño o en un espacio luminoso. Mientras estás sentado en ese mundo o espacio mágico, imagina un contorno de tu tulpa, será borroso al principio, pero permanece atento. Ahora comienza por sus pies (zapatos o patas) y lentamente ves ascendiendo hasta la parte superior de su cabeza. Mientras haces esto, concéntrate en cada detalle, cada cabello, cada poro y cada fibra. Haz que tu tulpa sea real. Esto puede llevar mucho tiempo, pero sea paciente y tómate el tiempo que necesites.

Después de que puedas ver a tu Tulpa claramente en tu mente, imagina tu tulpa caminando, piensa en su estilo general de caminar. Visualízalo corriendo, saltando, haciendo deporte. Mira cómo se mueven sus músculos con cada característica facial. Míralo reaccionando ante ciertas actividades. Ahora mira cómo actúa en circunstancias más desagradables. Obsérvalo mientras se sienta, se ríe o bebe.

Ten en cuenta que todo este proceso puede necesitar hasta una o dos horas por día. Sigue haciéndolo hasta que lo hayas conseguido. Y para finalizar ya puedes hablar con tu Tulpa mentalmente o en voz alta. Conversar con tu tulpa lo ayudará a desarrollarse enseñándole nuevas palabras, emociones y acciones. Puedes seguir haciendo estas actividades hasta que escuches que tu Tulpa finalmente te habla.

Si crees que no podrás controlar a tu TULPA ni lo intentes